¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

miércoles, 25 de julio de 2007

Ciao, hasta la vuelta

Hola a tod@s... ¿Cómo estáis todos?
Esta semana, después de un tiempo, que dicen de perros (no se porque se dice eso, ¡cómo si a nosotros los perros nos gustase el frio y la lluvia!) nos hemos venido a Oviedo los cuatro. El motivo es que Mariló quería preparar las cosas para las vacaciones definitivas, pero también porque no se fiaba como estaba la casa después de que papi estuviese cerca de tres semanas de Rodríguez (¿Quién será el Sr. Rodriguez?, papi se apellida Usano. Tengo que enterarme mejor de esto). A mi me pareció que la cosa no estaba tan mal... ¿Será por qué soy también macho? o ¿por qué soy un perro que le gusta jugar con la tierra?.
Pues al final parece que ha sido llegar a casita y empezar el buen tiempo, aunque parece que no va a durar mucho, ya se anuncian nubes para el fin de semana.
Hasta ahora no he podido escribir porque papi ha estado colgado todo este tiempo del PC. Además, no hicimos nada este fin de semana salvo estar en casita protegiéndonos del mal tiempo, así que no tengo fotos que mostraros, ni aventuras que relataros.
Papi estaba inventando una nueva búsqueda del tesoro, pero no la acabó por lo ya comentado del tiempo. Aunque creo que es su intención acabarlo estos diás para que lo jueguemos este fin de semana... promete ser interesante ya que ha cambiado el lugar y esta vez será en el rio. me muero de ganas por ver como lo hace.
Como a partir del próximo fin de semana no tendré acceso al blog no podré escribir lo que me pasa hasta que no volvamos a Oviedo, asi que no desesperéis, prometo que cuando vuelva de Benidorm os contaré todas nuestras aventuras. Empezando por la última búsqueda del Tesoro.
Lengüetazos caninos de Yogui.

Pd: Espero que todos vosotros tengáis unas muy divertidas y largas vacaciones

martes, 17 de julio de 2007

Un cuento

Hola queridos amigos... en realidad no ha sido un buen fin de semana, todo transcurría plácidamente cuando llegó Papá con más familia, y es que a partir del viernes noche se unieron a nosotros la mamá y el hermanito de Elena, o sea tía Nuria y el primito David. ¡Eh! ¿Qué pensabais? ¡Ellos no son la mala noticia!. Además, el sábado por fin llego Yaya. O sea, que mi alegría fue inmensa por que así tengo mas familia con la que jugar. No, el problema fue el hecho de que el sábado por la tarde en que, como casi todos los días, fuimos dando un paseo hasta el río y hasta ahí todo normal, lo que pasó es que se les ocurrió bañarme en el Curueño. Creo que la idea partió de mamá y luego fue secundada con inusitada alegría por todos. Si hubiera quedado en un solo chapuzón no me hubiera molestado, pero es que hasta cuatro veces, que digo cuatro... ¡hasta cinco veces! que me bañaron en el río y el agua estaba helada, parecía que la acababan de sacar del frigorífico para la ocasión. Y para colmo de males se les ocurrió sacarme fotos de como salía mojado del agua. Se me ve una cara de espanto... Bueno, al final cogí una tiritona de aupa, y menos mal que estuvieron atentos para secarme con una toalla porque sino no la cuento y ahora estaría visitando a mi veterinario particular por culpa de una neumonía (no os olvidéis que aún soy un cachorro que el domingo pasado cumplió 5 mesinos).
En fin, aún me dura el susto y la tiritona, pero como soy un buen cachorrito ya se me ha olvidado todo, ¿qué queréis?, no soy nada rencoroso.
El Domingo, en mi cumplemeses, no se hizo nada especial, salvo que papi se inventó un pequeño cuento que había que descubrir por partes, como el juego de la búsqueda del tesoro del fin de semana pasado. Creo que os lo voy a relatar porque a mi me gustó bastante. así que poneros cómodos que empieza el relato:

Hola queridos amiguitos, hoy os voy a contar una historia muy divertida, o eso creo.
¿Os acordáis de Yogui I?, si ¿verdad?. Bueno pues al final Yogui I y el Pirata TonTon se hicieron muy amigos y decidieron recorrer el mundo en busca de aventuras. Esta que os voy a contar es una de sus muchas aventuras, en realidad la primera de ellas.
Resulta que un buen día el Pirata TonTon, cansado ya de acumular tesoros, estaba meditando debajo de un árbol. Pensaba que la vida era demasiado aburrida. Mientras pensaba se aburría, y a más se aburría más pensaba que se aburría, como la pescadilla que se muerde la cola, pero sin llegar a tomar ninguna decisión.
En esas estaba cuando el rey Yogui I, que estaba de caza pintugráfica...¿Qué no sabéis que significa pintugráfica? os lo cuento... en aquella época no había cámaras de fotografiar, y al rey no le gustaba cazar y matar animales, así que cuando salía "a cazar", realmente salía a ver y observar los animales y como quería conservar lo que había visto lo dibujaba, bueno lo pintaba, y hay que reconocer que no pintaba nada mal. Se puede decir que tenía algo de estilo, aunque él creía que debía mejorar mucho. El rey soñaba con irse a aprender de los grandes maestros a París, que por aquel entonces era la cuna de la caza pintugráfica, allí donde estaban los mejores pintugraficazadores del momento.
Como os decía más arriba, el Rey Yogui I estaba pintugraficazando y el terrible pirata TonTon meditando. Yogui I acababa de montar el caballete de pintugraficazar y lo estaba haciendo a toda prisa para "cazar" como una abeja libaba una flor cuando se dio cuenta que en la esquina superior izquierda de la pintugráfica aparecía una figura borrosa que estropeaba toda la escena. Al principio creyó que era un defecto de la tela y repitió a toda prisa la pintugráfica pero la figura volvió a aparecer, así que se dirigió hacia el lugar donde sospechaba se encontraba la figura que lo estropeaba todo.
Al principio el rey Yogui I se acercó deprisa y muy enfadado. ¿Quién o qué era lo que osaba estropear sus pintugráficas?. Menos mal que les separaba un río porque TonTon no estaba tampoco de muy buen humor y sabiendo lo temible que era hubiera podido pasar cualquier cosa. Así a una y otra orilla del río Curueño se encontraron por primera vez Yogui I y TonTon.
Cuando Yogui I vio quien estropeaba su pintugráfica se dio cuenta, por lo listo que era, que por eso era rey, que al otro lado de la orilla se encontraba el terrible pirata TonTon. Pensó en llamar a su ejercito, pero se acordó que le gustaba ir de "caza" solo (cuando se dio cuenta que sus soldados se aburrían como ostras con la caza pintugráfica) por lo que decidió ser muy precavido.
Por otro lado cuando TonTon salió de su ensimismamiento se dio cuenta que al otro lado del río había alguien observándole. Se puso sus gafas de pelear y se ajustó el cinturón de la espada listo para entablar una terrible batalla. Enseguida comprendió que en la otra orilla estaba el rey....¿Cómo lo supo?, me preguntáis. Muy sencillo, Yogui I se había olvidado quitarse la corona de rey cuando salió a pintugraficazar.
El primero que habló fue Yogui I, que sabiéndose indefenso ante el terrible pirata TonTon decidió que debía comportarse amablemente con él. Pronto empezaron a hablar de las pintugráficas y esto interesó muchísimo a TonTon, que al fin creía haber encontrado algo que le sacara de su aburrimiento, por lo que decidió ser un pirata bueno. El caso es que después de mucho hablar y hablar , y como se hacía tarde, el rey invitó a TonTon a su palacio donde le enseñaría las pintugráficas que tenía y podrían planificar su escapada a París.
Era de noche cuando llegaron al "palacio de Patro". Cuando a lo lejos vieron que el pirata TonTon acompañaba al rey los soldados se asustaron muchísimo y huyeron despavoridos sembrando el caos por todo el palacio. Así que cuando al final los dos llegaron al palacio encontraron las puertas abiertas y todo en desorden porque todo el mundo había huido desesperadamente rápido. ¡Menos mal que en el comedor real nadie había entrado y pudieron sentarse a cenar tranquilamente!, así pudieron planificar su escapada delante de un buen plato y sin que nadie les molestara.
Si aún estáis leyendo esto es porque lo habéis encontrado en el palacio de Patro, en sus ruinas. Ahora deberéis buscar el comedor real. Allí, en el "gran horno" encontraréis la primera pista que os guiará hasta la segunda y así sucesivamente. Si llegáis hasta el final os esperará una sorpresa. ¡Suerte y no desfallezcáis!


El comedor real y el "Gran Horno"

Primero felicitaros porque si estáis leyendo esto es que sois muy listos.
Como os contaba, El rey Yogui I y el Pirata TonTon estuvieron cenando los dos muy tranquilamente sin que nadie les molestase y planificando su escapada a París. Cuando terminaron se dirigieron a las habitaciones de palacio para acostarse. Habían acordado partir al día siguiente con la luz del alba. Al llegar a las habitaciones Yogui I exclamó un grito que hizo detenerse a TonTon y fijarse en algo que colgaba de una puerta. Era una nota clavada en la misma con un puñal de oro y rubíes. la nota decía así:

"Estimado rey Yogui I:
Hemos secuestrado a su amada hija,
la princesa Kyra.
Le exigimos, si quiere verla viva de nuevo
un rescate muy sencillo.
Serán unos trabajos que tendrá que realizar y
se los haremos llegar a su debido tiempo.
Fdo: El Pirata Kelloggs"

¿Quién era el pirata Kelloggs?, ¿qué quería?. Los planes de Yogui y TonTon cambiaron radicalmente y decidieron que su primera aventura sería rescatar a la princesa Kyra y capturar a ese desconocido pirata que quería hacer sombra a la fama bien adquirida de TonTon... Deberéis buscar en el "Dormitorio Real" la siguiente pista. Recordar que la nota estará bien visible. No desordeneis nada. ¡Suerte!.


Dormitorio Real

Si habéis encontrado esta pista es que estáis listos para continuar con la siguiente prueba mientras os cuento las del rey Yogui I y su amigo el Pirata TonTon.

La primera prueba que les pedía el tal Kelloggs era dirigirse hacia el jardín del palacio de Patro, en la entrada del palacio, debajo de los árboles tendrían que buscar y encontrar la siguiente pista (la vuestra no estará alli, despreocuparos). Yogui I y TonTon tuvieron que limpiar y recoger todas las hojas caídas de los árboles, reunirlas en sacos y llevarlas a un barco que les esperaba en el rio, en el puerto. Era un precioso barco verde cuyo capitán, el sr. David, quería hacerse a la mar para convertirse en pirata y necesitaba las hojas para usarlas como munición en sus fechorías... (de todos es sabido que las hojas mojadas son un fenomenal armamento en el asalto de otros barcos en alta mar). Yogui I y Tonton pensaban que era una tontería usar hojas como armas y no se pusieron a discutir con el capitán David, que se hizo tan amigo de ellos, que decidió unirse al grupo para rescatar a la princesa Kyra.

Ahora vosotros deberéis buscar la siguiente pista en el barco del Capitán David... ¡Recordad que es verde, muy verde!, ¡ah, y que está amarrado fuera del famoso rio de piedra!

Yogui I se dirige hacia el Barco del Capitán David
Veo que vuestra sagacidad e inteligencia son asombrosas. Os seguiré contando la historia.
David acompañó a TonTon y a Yogui I en la siguiente pista. Esta vez deberían coger una manzana del árbol mágico. ¿Cómo descubrir el árbol indicado?. Una pista sabían, el árbol mágico era el mayor manzano del jardín de las Hespérides. Deberían tener cuidado con el guardián del jardín, el famoso gigante polifémico llamado "Lolo, el abuelo". Seguro que vosotros encontraréis el manzano mágico. ¡Adelante amigos!.
pd: una pista.... en medio del jardín hay una tumba de piedra que contiene los restos de los antiguos guardianes. Colocaros encima de ella. Mirad hacia el sur, hacia los pinos del otro lado del rio de piedra. El manzano que buscáis es el primero que queda a vuestra izquierda.

La tumba, el manzano y los pinos

¡Enhorabuena, habeis encontrado el árbol mágico!.
Cuando Yogui I y los dos piratas llegaron al jardín de las Hespérides, el Gigante "Lolo, el abuelo" les capturó y les hizo prisioneros, pero después de que estos le contaran sus aventuras decidió unirse a ellos porque cuidar del jardín le parecía demasiado aburrido. Su siguiente misión consistía en llevar unas cuantas manzanas mágicas a las amazonas. Allí éstas deberían entregarles a cambio sus armas mágicas, armas que deseaba el pirata Kelloggs... Deberían tener mucho cuidado con las amazonas. Eran unas mujeres despiadadas, salvajes y muy guerreras y por lo tanto valientes. Vivían en un reino no muy alejado y vestían plumas.

Las Amazonas vigilantes

Vosotros también debereís dirigiros allí y tened mucho cuidado porque aún deben de vivir por allí. Encontrad la siguiente pista en un lugar de la muralla de su ciudad, lo mas lejos posible de la puerta principal de su castillo, cerca de la llamada puerta azul. ¡Ánimo muchachos!

La puerta azul

Realmente me dejáis estupefacto, sois, de verdad, muy listos. No dudo que llegareis hasta el final. ¡Ánimo, ya queda poco!
Veréis, cuando el grupo llegó a la ciudad de las amazonas estuvieron escondidos durante mucho tiempo. Al final decidieron presentarse y cumplir la misión encomendada.
Cuando las soldado amazonas les vieron acercarse salió un pelotón y les capturaron y llevaron ante la presencia de la reina Elena, su reina. Allí ellos se presentaron y pidieron clemencia. Le explicaron a la reina Elena sus aventuras y le entregaron las manzanas mágicas pidiéndole sus armas, también mágicas, a cambio.
La reina les explicó que ellas no tenían nada de valor y por tanto nada mágico, que lo que les hacía fuertes y valerosas era el amor y la amistad. Realmente solamente tenían una pluma mágica que les daba inmunidad frente a las flechas y lanzas disparadas por sus enemigos. Y como desde hacía bastante tiempo que no los tenían tendría muchísimo gusto en entregársela.

Yogui I transporta la pluma mágica

También les acompañó en su siguiente misión un par de amazonas que les ayudarían hasta el final. Nuria y Mariló, que así se llamaban, eran realmente hermosas. Ambas eran hermanas y las más valientes de entre todas las amazonas.
La siguiente misión llevó a todo el grupo de nuevo por el rio de piedra hasta la gran cascada en la desembocadura hacia el mar de alquitrán. Allí, con la pluma mágica, se dirigieron a la mansión de cristal donde depositaron la pluma en la puerta según las ordenes que recibieron del pirata Kelloggs.
Realizad vosotros el mismo camino y encontrareis el final de esta historia ¡Suerte!
pd: buscad la pista cerca de la puerta de cristal, pero no entréis en la mansión. ¡Id con cuidado!

La Mansión de Cristal
He aquí el final de la historia: Todo el grupo llegó a la mansión de cristal, que en realidad era el mejor y mas bonito palacio que nadie había visto, ni siquiera los palacios del rey Yogui I podían hacerle sombra.
Cuando depositaron la pluma mágica en la puerta de inmediato apareció un hada, el hada Patro... era ella, junto con la princesa Kyra quienes habían urdido toda la historia para que su papá Yogui I no la dejara sola. A partir de entonces todos fueron muy felices y para mejorar sus pintugráficas el rey Yogui I se hizo traer a los mejores maestros pintugraficazadores desde París.
TonTon se hizo muy amigo de la amazona Mariló. Tanto que acabaron casándose y dedicándose por entero a cuidar a los hijos y nietos del rey Yogui I.
En cuanto al pirata David, se fue en busca de aventuras junto con su amada amazona Nuria, aunque siempre estuvieron en contacto con el resto de sus amigos y se veían al menos una vez al año, por Navidad.
Por último el rey Yogui I, que era viudo, acabó casándose con la reina Elena haciendo sus reinos mayores y mejores....
En cuanto a Kyra fue la única que continuó sus aventuras con el hada Patro y el gigante Lolo haciendo el bien por donde quiera que fueran.
Bueno, eso es todo amigos, ¿os ha gustado?
Bien, la sorpresa es... un besazo muy fuerte del narrador de esta historia "El Pirata Kelloggs".

¿Os gustó?. si ya sé que es un pelin larga y quizá debería haberla escrito en dos capítulos pero está tal cual nos la contó Papi el domingo pasado...

Por cierto no dejéis de ver los albums con las fotos de este fin de semana... hacer clic en el enlace de los albums de fotos.

Lametazos de Yogui I

lunes, 9 de julio de 2007

Ya estoy en La Vecilla de Curueño

Hola amiguitos, creía que hasta el final del verano no podría contaros mis andanzas pero resulta que en este lugar alejado de la mano de Dios hay conexión a "La RED" y he podido engancharme a ella para contaroslas.

Ha sido una semana fantástica... me dejan hacer de todo y casi todo. Por ejemplo, me dejan subirme al sofá, que es muy cómodo y mullidito; también me dejan subirme a la cama de mi mamá cuando ya amanece y eso si que es comodísimo, pero sobre todo lo mejor es lo que hacemos por el día, tenemos un enorme jardín para correr todo el día y aún así damos unos paseos enormes hasta un parque enorme donde hay agua a montón... creo que le llaman el rio Curueño. No sabía que los rios fueran así de divertidos. Además, en el rio estoy todo el día suelto investigando y jugando con los niños y con otros congéneres. Ayer por ejemplo, conocí a Capi(to), que es un precioso perro juguetón pero muy grande para mi, ¡me tuve que esconder entre las piernas de mi mami y debajo de la mesa para que no me pisara!.
Pero a lo que ibamos, empezaré por el principio. El viaje fue de lo más cómodo como ya os comenté, y si exceptuamos a mi famosa celda de viaje. Una vez alli nos instalamos y quedamos listos para veranear si el tiempo nos dejaba. No es que hiciera malo los primeros días, pero por la noche hace mucho frio, al menos para que un cachorro como yo durmiera solo en una habitacioncita que hay en la entrada de la casa. Menos mal que se dieron cuenta pronto y me rodearon de mantas con las que entrar en calor porque tenía una tiritona de aupa, vamos que casi no lo cuento más. A partir de ese momento me metieron en la habitación donde duermen mami y Carlos... Así que hacia el amanecer me dispongo a dar los buenos días a todos y lo que hace mami es meterme en la cama con ella, dice que no despierte a Carlos, que aún duerme. En definitiva que Carlos es un poco dormilón.
Durante todo este tiempo papá se marchó. Pensaba que nos había abandonado, pero al final apareció anteayer y yo fui el que más contento de todos se puso al verle aparecer, y se vió que él me lo agradació mucho porque estuvo jugando conmigo mucho tiempo.
Esta semana la abuelita Fifi se puso un poquitín malita y la tuvieron que llevar al veterinario de los humanos. Estamos todos un poquitín asustados, pero los médicos, que asi llaman a estos veterinarios para humanos, nos han asegurado que todo irá bien, aunque muy lentamente. Ya os contaré mas cosas de ella otro día.
Así que sin papi y la yaya estuvimos casi toda la semana. Paseamos mucho por el pueblo, sobre todo yendo y viniendo del rio. Gracias a Dios que a mitad del camino hay una pequeña fuente en la que saciar la sed cuando vamos y volvemos porque por el día el calor puede ser agobiante.
De todo esto podeís ver las fotos en mi album web haciendo clic en la foto:
Se me olvidaba os voy a contar un juego que hicimos ayer domingo, consistía en encontrar un tesoro con unas pistas que nos daban. La verdad que papi se lo curró bastante , pero también hay que decir que Carlos, Elena y yo somos muy listos porque lo acertamos a la primera; el juego se llama: "En busca del tesoro de la Vecilla"

En tiempos del Rey Yogui I, en un remoto pueblo del páramo del país que gobernaba, habitó un terrible pirata, que al contrario que los piratas que tienen barcos, éste caminaba por la tierra mientras recogía los más ricos y variados tesoros y los acumulaba para él solo.

Con el tiempo la gente se olvidó de él. Pero las pistas para encontrar su tesoro aún continúan en sus sitio. Esta es la primera pista: "En la casa del pirata, en la sala de las ranas encontrarás la siguiente pista y parte del tesoro"

La sala de las ranas

2ª Pista: Hola amigos aventureros, soy el terrible pirata "TonTon", ¿Estáis seguros de continuar?. Muchos lo han intentado y ninguno lo consiguió. Mi tesoro aún está oculto y será para aquel que no tema la aventura. ¡Suerte!.
Habeís encontrado la sala de las ranas, se ve que sois muy listos. El siguiente acertijo os guiará hasta la próxima pista. "Allí donde el jardín está mas florido, debajo de los árboles nevados encontrarás otra parte de mi tesoro y la tercera pista"

Bajo los árboles nevados

3ªPista: Dar marcha atrás, no sigáis. ¿no tenéis suficientes tesoros? ¿Aún queréis más?. Si es así, ahora tendréis que dirigiros hacia el lejano jardín, antes de entrar en él, al pie de la escalera de oro, en la cueva sin salida encontraréis la cuarta pista. ¡Suerte!


La cueva sin salida y las escaleras mágicas de oro

4ªPista: Deberéis subir las escaleras mágicas. ¡Cuidado no piséis los escalones con trampas!. Ya en el jardín veréis el gigante caballo blanco dormido. ¡Cuidado no le despertéis!. Es el vigilante del jardín y no quiere que le quiten sus tesoros. Debajo de una de sus patas encontraréis la siguiente y última pista. ¡Ánimo, estáis cerca del final!

El Gigante Caballo Blanco Dormido
5ªPista: Ya estáis cerca, sois buenos piratas. Si seguís el camino correcto llegaréis al tesoro. Esta pista es un poco más complicada.... Desde el caballo blanco dirigiros por el rio de piedra hacia el norte, hacia las montañas...

El rio de piedra haci las montañas del reino

en medio del rio hay una pequeña hoguera sin fuego,

La hoguera sin fuego
desde allí veréis los asientos del aire,

Los asientos del aire
muy cerca de ellos, a su lado, está el árbol de la pluma, en él está el tesoro. ¡Enhorabuena!

El árbol de la pluma
¿Os ha gustado?... seguro que vuestros papis también preparan juegos parecidos, nosotros estamos esperando el próximo juego que promete ser muy, pero que muy divertido. Ya os contaré.
Besazos de Yogui.




lunes, 2 de julio de 2007

Estamos de vacaciones




Hola amiguitos, en la foto me veis descansando del largo viaje... os cuento, como siempre el día empezó levantandonos tarde, aunque había una novedad, y es que durmió con nosotros la primita de Carlos, que por cierto habla muy bien el español por lo que no fue muy difícil entenderme con ella, así que el poco perrunofrancés que aprendí en Internet no me sirvió para mucho.
Elena, que así se llama, es un poco traviesa y presumidilla pero muy buena conmigo. Me sacó a pasear y me dio muchos mimos. Con todo eso es suficiente para saber que yo le gusto y que nos vamos a llevar muy bien.
El día transcurrió bastante tranquilo, pero después de que me dieran de comer se pusieron a meter toda la ropa en unas cajas grandes, como aquellas en las que me trajeron a casa el primer día. La verdad, me daba muy mala espina y estuve muy intranquilo. Sobre todo cuando sacaron la caja en la que me llevan al veterinario... me temí lo peor, se iban de veraneo sin mi. Lo pasé realmente mal, pero al final todo quedó en un susto y nos fuimos todos en un gran viaje en coche.
No se cuanto tiempo pasó ya que estuve dormido una gran parte del viaje. Estaba muy tranquilo porque me habían colocado al lado de mi papá y veía como manejaba una cosa redonda y un palo largo... la verdad las cosas de los humanos son realmente sorprendentes.
Al final, cuando nos bajamos todos estábamos en un sitio completamente distinto, apenas se oían los coches y había árboles con flores como si de nuevo fuera primavera, por cierto no sabía que los árboles daban flores, creía que éstas siempre nacían del suelo.
Nuestra nueva casa es un poco mas pequeña, pero estamos todos mas juntitos y me dejan pasear por toda ella. Además tiene un jardín precioso. En la foto me veis descansar del viaje en el jardín.
Papá hoy no está con nosotros, creo que tiene que trabajar aún (espero que no nos haya abandonado), y vendrá el fin de semana que viene, así que se va a perder todas las aventuras que vamos a tener estos días.
Con nosotros vinieron los abuelitos de Carlos y Elena. Yaya ya está un poquito mejor y va mejorando poco a poco, pero hay que recordar que el golpe tuvo que ser muy fuerte y la recuperación todavía será lenta.
Por cierto, el otro día antes del viaje me hice un nuevo amigo que se llama Otto. Vereis su foto donde siempre. ¿Cuántos amiguítos nuevos haré este verano?
Una cosita mas ¿Sabéis que son las ovejas?... cuando llegamos empezamos a oír un sonido como de campanas y yo sentí muchas pisadas de animales y un olor extraño. No pude ver bien de que se trataba pero Carlos salió como una exalación gritando ¡las ovejas papá! ¡dime la hora!.
Yo estuve muy inquieto por ello y me decidí ir a explorar un poquito. Creo que papá me dejo hacerlo porque me seguía muy de cerca. Al final, como seguía sin ver nada papá me cogió en brazos y me las enseñó. Son realmente grandes, estaban un poco sucias y no paraban de comer hierba. En ese momento preferí no darme a conocer y permanecí en silencio, ya tendré tiempo de charlar un poquito con ellas, creo que este verano va ser de emociones muy intensas.

Besitos a lo perrito de Yogui

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace