¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

domingo, 30 de diciembre de 2007

Feliz 2008 y Kyra

Hoy hay varias cuestiones de las que quiero hablaros amiguitos, en primer lugar de los regalos. Yo ya estaba convencido de que papá Noel existía, pero me lo acabaron confirmando todos mis amigos con los que hablé. Asi a Coco le trajo un exquisito paté para perros -creo que es tan sibarita como la ratita de Ratatouille y lo de los huesos no le va nada, prefiere comida más elaborada- y a Astur le trejeron un nuevo abrigo para este frio invierno. Y estos son unos pocos de los regalos que me acuerdo. Pero lo importante es que todos debemos ser aún muy buenos para que los Reyes Magos de Oriente nos acaben de traer los últimos regalitos -a estas alturas tampoco dudo que ellos existan-, que creo que nos merecemos, pero no seaís muy egoístas, no pidáis muchas cosas porque a lo mejor solo os traen carbón -aunque no me lo han confirmado creo que esto suele ocurrir a veces, y es que estos Reyes son, a veces, un poquitín bromistas-. Asi que no perdáis mucho tiempo y escribir de una vez vuestras cartas a Sus Majestades que en estas fechas el correo no funciona demasiado bien. Yo, como ya habéis leido, ya lo he hecho.
Pues en eso estábamos todos el otro día comentando y jugando en el parque y tuvimos dos buenas noticias. ¿Os acordáis de Zipi?. Ayer estuvo con nosotros. Gracias a Dios no se había perdido. Cuando sus dueños llegaron a casa, él ya estaba esperándoles allí. Así que hoy estuvo jugando con nosotros durante un enorme rato. La verdad es que al principio me dejó las cosas claras, él manda sobre mi, pero luego me dejo en paz y estuvo corriendo y corriendo detrás de todos los pájaros que veía. Yo no quise desilusionarle, pero ya sabía que por mucho que corriera apenas les podría ni oler una sola de sus plumas. Los pájaritos son demasiado rápidos y ágiles para nosotros. Eso si, puso mucho empeño y parecía que no se fatigaba nunca. También estuvimos jugando con Otto, Coco, Astur, Rayo y con Balú. Este último es un enorme perro negro muy juguetón y muy fiel a su ama, ya que a pesar de que nosotros le invitábamos a seguir jugando con nosotros, Balú acudía siempre a la llamada de ella, por lo que solo jugaba un ratito con nosotros de vez en cuando. Nos despedimos y nos deseamos un buen comienzo de año por si no nos veíamos hasta el 2008. Y eso fue por la ayer mañana. Ya por la tarde nos encontramos el resto de los amigos, la familia de yorkshires, y Mickey. Su amo nos dió un CD con las fotos que tiró el otro día. La verdad es que estamos muy favorecidos y papi ya las metió en el ordenador y yo las subí a mi album web, ahí las teneís:


Con mis amigos

Pero lo bueno de todo es que además conocimos a una nueva amiga. Se llama Kyra -no estoy muy seguro, pero me recuerda el nombre de una princesa de cuento de hadas- y es una preciosa Sharpei. No os asusteis, ya sé que le sobra pelo por todos los lados, pero su raza es así. Aún es muy joven y aunque yo la acosé un poco -hace mucho tiempo que no veo a Nina y se me está olvidando como es ella- no se enfadó mucho. Espero que al menos me acepte como amigo y juegue con nosotros. En la foto, como siempre está el album.

Kyra

Hoy por la mañana no estaba casi nadie, solo aparecieron Coco y Balú y apenas jugamos porque estaba todo muy mojado. Nos despedimos en seguida y nos deseamos un buen comienzo de año como yo también os lo deseo a vosotros....

FELIZ AÑO 2008 de Yogui.

Besitos y sed buenos... si podéis

viernes, 28 de diciembre de 2007

Esperando

Uf... no sé si lo del hueso ha sido una buena idea, no estoy reprochando nada a Papá Noel que fue bueno y me trajo lo que le pedí, es que me doy cuenta que este hueso -quizás por ser de dinosaurio- es demasiado hueso para mi. Llevo intentando comerlo desde que me lo trajo y apenas he llegado a roer la superficie del mismo. Supongo que tendré para casi un año. Todo lo contrario con los deditos del dinosaurio, son una "delicatessen", y si pudiera me los comería todos de una sentada, por eso me los tienen restringidos y solo me dan uno de vez en cuando.
Pero dejemos los huesos en paz y hablemos de mis aventuras... que en tres días no son muchas, pero si he de destacar que ayer estuve jugando -a una hora desacostumbrada- con Teo. Estaba en mi paseo del mediodía y él estaba allí, esperándome. Luchamos, corrimos y jugamos como hacemos cuando nos vemos... y nos agotamos. Cuando llegué a casa solo tuve fuerzas para tumbarme en la cama y eso que todos empezaron a comer.
Ya, por la tarde vienieron a conocerme mis primos de Londres... en realidad uno de ellos, Edward. Le acompañó Isabel, pero ella ya me conoce y me mima cuando me ve. Edward es muy alto, más que mi papi... cuando yo sea mayor quiero ser tan alto como él, así me harán mas caso, aunque tampoco estoy incómodo con mi actual tamaño, a veces los paequeñitos, por el solo hecho de serlo, nos podemos meter en lugares a los que los grandes no pueden llegar, como alguna madriguera de conejos, je, je, je. Edward e Izzi estuvieron solo un ratito porque tenían otras cosas que hacer, pero creo que otro día estarán un poco más de tiempo conmigo y jugaremos como es debido. Mis otros primos no pudieron venir pero espero que lo hagan algún día. Es bueno conocer a toda la famillia ¿no?.
Lo que me preocupa ahora es lo de los tres hombre que van a venir en camellos con más regalos. La verdad, después de lo que me trajo "el de rojo" ya no se que más puedo pedir. No soy muy ambicioso y creo que lo mejor es que les lleven regalos a los perritos que no los ahn tenido hasta ahora, aunque si pudiera ser que se cumpla un pequeño deseo... quiero empezar a ir al cole para lograr ser un buen perrito. No sé como van a poder hacer esto los nuevos pero confio en ellos, si uno pudo que no van a poder hacer tres.
Por cierto, estuve buscando en la famosa Perrunopedia... y son tres y vienen en camellos y son magos y buenos y se llaman Melchor, Gaspar y Baltasar. No se cual de ellos es el mejor y el que más regalos trae, pero solo por el nombre a mi me cae bien el último, Baltasar. ¿Y a vosotros?.
Bueno, es tarde y tengo que dejaros.
Ciao y Hasta la próxima amigos. Abrazo fuerte de Yogui

martes, 25 de diciembre de 2007

Papá Noel existe...

De verdad, no me lo creía, recordad que es mi primera navidad, y tenía muchas dudas de él pero de verdad que existe. Os lo repito, Papá Noel existe. Prometo nunca más llamarle sr. gordo vestido de rojo. ¿Y por qué sé que existe?. No, no le vi, pero poco antes de que dejara los regalos al pie del árbol hubo un ruido estruendoso y unas luces en el cielo -como si fueran fuegos artificiales- que indicaban su llegada y que teníamos que acostarnos pronto y dormir como niños buenos para permitirle dejar los regalos al pie del árbol o en los calcetines... Como mi hermano Carlos estuve bastante inquieto durante todo el día, sobre todo a medida que se acercaba la noche. Bueno he de deciros que me dejaron un buen rato solo porque se fueron de cena con el resto de mi familia -parece ser que un perrito como yo podía ser demasiado ruidoso así que no me invitaron- y he de reconocer que lo preferí así, ya que estaba intranquilo y prefiero no dejar mi hogar solo, sin nadie que lo vigilase sobre todo teniendo en cuenta que alguien podía entrar aunque fuese para dejar unos cuantos regalos.
¿Y qué puedo decir de los regalos que me puso?... Veréis, yo le había pedido un enorme hueso de dinosaurio y que lo enterrase para que todos nos divirtiésemos buscándolo por el parque, pero debe ser que durante el viaje en su trineo fantástico se rompió, o que muchos de mis amigos perritos pidieron lo mismo, así que al final se debió de decidir por dejarme un enorme hueso -que no dudo que es de un dinosaurio- y repartir el resto en las casas del resto de mis amiguitos. También me regaló una bolsita conteniendo más huesitos de dinosaurio, creo que pertenecen a los dedos meñiques... y además me ha dejado una pelota para jugar y una pequeña broma en forma de hueso de plástico que pita al morderla. Estoy contentísimo, todavía no me puedo creer que esto me esté pasando. Voy a lanzar un viva a Papá Noel: ¡Que VIVA PAPÁ NOEL!.
A papi y mami, asi como a Carlos, también les dejó muchos regalos y se pusieron todos muy contentos.
En fin, es muy tarde y he de irme a dormir no vaya a ser que crea que me he convertido en un perrito malo, se arrepienta, y venga por la noche, mientras esté dormido, a quitarme mis regalos. pero por si todavía no os lo creeis ahi van las fotos... creed incredulos:

Regalos de Yogui

Besitos del perrito más feliz de este mundo, o sea yo, Yogui

Pd: Sed buenos si podéis. ¡Hasta pronto!

domingo, 23 de diciembre de 2007

Cosina y otras muchas más....

Buenas noches amiguinos del alma.
Estoy muy intranquilo, parece ser que mañana por la noche viene ese sr. vestido de rojo, que llaman Papá Noel, dispuesto a traer algunos regalinos para todos los niños buenos del mundo. Yo ya había pedido que me trajeran un jamón de chocolate, pero lo he pensado mejor, y creo que prefiero un enorme hueso, como esos que Carlos y mis papis vieron al visitar aquel museo, así no se me acabará nunca y lo podré compartir con el resto de mis amigos. ¿No os parece que es una buena idea?. Además, así no tendrá que traernos regalos a todos, bastará con uno solo para todos nosotros.... Aunque pensándolo bien el problema es que no podrá dejarlo en mi casa, porque a parte de que no hay chimenea, el hueso es demasiado grande para que quepa en mi cuarto. Supongo que un buen lugar para dejarlo sería el parque donde nos encontramos todos para jugar... Una buena idea es que nos lo enterrara en algún lugar del parque y así nos divertiríamos de lo lindo excavando para encontrarlo. Ya sabeis, si el dia de Navidad no encontráis nada en vuestro calcetín, correr rápido al parque y poneros a excavar para ver si entre todos encontramos ese enorme hueso. Estoy seguro que si San Nicolás es tan bueno como dicen me habrá oído y nos hará este pequeño-gran favor.
Ahora vamos a hablar del largo fin de semana, y digo bien, porque el viernes papi no fue a trabajar por la mañana y después de ver a Carlos, en la fiesta de Navidad del cole, vino para dar conmigo un gran paseo. Fue entonces cuando hice una nueva amiga, Cosina, que asi se llama, es tan negra como el carbón. Un poco tímida pero muy buena. No intimamos mucho porque era ya un poco tarde y debíamos darnos prisa para ir a recoger a mi hermano, pero como espero verla algún que otro día ya nos haremos mucho más amigos. Podéis verla haciendo clic en la foto, pero son muy pocas, no os hagais ilusiones.
Cosina

Pasado el viernes viene el sábado. En el paseo matinal encontré a Astur con el que jugué muy poquito ya que el pobre no está para muchos trotes. Es muy bueno, pero prefiere la tranquilidad de un buen paseo y luego el reposo en su casita. También me encontré con los Yorkshires, pero ya cuando estaba regresando a casa, y ellos comenzando el paseo, por lo que apenas pudimos jugar lo que nos hubiese gustado. También apareció Dino, un enorme, precioso y tranquilo Pastor de Brie -creo que se dice así-, pero apenás nos saludó porque al parecer tenía que hacer sus cosas. El motivo de mi corto paseo matinal era que mis papis fueron a una reunión familiar. Yo siempre considero que formo parte de la familia, y creo que ellos también me quieren, pero cuando se producen estas reuniones siempre me dejan solo en casa. Se que por ellos no sería así, pero al parecer en algunos restaurantes no dejan entrar a los hermanos animales de los hombres. El motivo de la reunión fue una celebración de los muchos años que llevan juntos mis abuelos humanos, creo que unas bodas de oro o algo parecido. Al parecer todo estuvo bien, solo que papi se disgustó bastante porque al llegar a casa y pasar las fotos al ordenador éste se bloqueó y estropeó alguna de ellas, justo las que a papá le gustaban más de mis primos. Aún no las ha subido a Internet por lo que no os las puedo enseñar todavía, pero creo que lo hará pronto, junto con las que sacó de la fiesta del cole de Carlos.

Por la noche, al llegar de esa reunión familiar, papá me dió un gran paseo. Como era de noche no esperábamos encontrar a nadie. Sin embargo estaba Teo, al cual no veía desde hace tiempo, y al vernos noté que había crecido bastante. Menos mal que aún sigue queriendo jugar conmigo. También aparecieron un par de enormes perros que nos asustaron un poco y de los que nos protegíamos escondiéndonos debajo de los bancos del parque. Caundo se marcharon continuamos jugando como si tal cosa y solamente nos echó del parque el frio que estaba empezando a hacer.

Y hoy domingo la mañana transcurrió tranquila. El paseo no fue bueno, a parte del frio, solamente vi a Astur. Bueno, también vi a Otto, pero estaba dentro del coche y yo ya estaba cerca de casa, así que no nos pudimos saludar como es debido. Astur tuvo un ligero problema con un enorme perro que le cogió del abrigo y lo zarandeó como si fuera un pobre conejito. El pobre estaba un poco asustado y se puso muy contento al verme. Yo también me asusté cuando me lo contó; no comprendo como hay perros tan malos. Si conocieráis a Astur seguro que le querríais como yo. Estoy convencido de que con Mimo, Toy y Peque haría muy buenas migas.

Y la tarde estuvo un poco mejor. Cuando iniciaba el paseo encontré a Cuqui, con él estuve un poquito, pero no le convencí para que viniera conmigo al parque. A continuación a Atila, que ya estaba de retirada. Me estaba poniendo un poco triste, ¿No iba a poder jugar con nadie en todo el domingo?. Pero nunca hay que desesperar porque al llegar a mi rincón de juego favorito estaban, los que creo que ya son mis mejores amigos -a parte de Otto, Coco, Luna, Belcha y como no, Nina-, la pequeña familia y Lúa. También estaban ese perro que es muy amigo de ellos pero que a mi me riñe un poco, y de hecho hoy también lo hizo, y otro muy parecido que creo se llama Gastby, y que también me riñó, pero que al final jugó un poco conmigo. Se me olvidaba decir que también llegó Mickey con lo que finalmente estábamos toda la troupe de los cachorritos. Algún día tengo que decirle a Teo que se apunte y que salga un poco antes ya que él suele hacerlo bastante más tarde. La pena es que cuando mejor lo estábamos pasando -incluso el dueño de Mickey nos estaba haciendo algunas fotos que prometió darnos en un CD el próximo día que nos veamos- tuvimos que volver a irnos porque mis papis habién quedado con mis primos para ir a ver un Belén que hay expuesto en una plaza de Oviedo. Al parecer les gustó mucho, solo que no entiendo porque no me llevaron con ellos, así yo también podría dar mi pequeña opinión. Si alguno habéis visto ese gran Belén podéis mandarme alguna foto y opinar si os gustó mucho o poco.

Pues esperando ser todo lo bueno que un cachorrito puede ser os dejo. La próxima vez que os escriba algo será para contaros si al final olí y ví al sr. de rojo o, como es mágico, pasó por casa a dejar sus regalos sin que me enterara de nada. Y por supuesto os diré que regalo me trajo.

Besitos de Yogui y ¡Feliz Navidad!.

Pd: Algo pasó con Carlos por culpa de ese Sr. Es bastante importante pero no me lo quieren decir. Cuando estoy cerca cuchichean y se alejan o cambian de tema. Creen que no me doy cuenta porque soy pequeño, pero como soy muy listo algún día lo descubriré.

Pdd: Sed Buenos...si podeis. Besitos, una vez más, de Yogui.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Qué nervios

¡Qué nervioso estoy!, Ya sé que no es muy cortés empezar sin saludaros, pero es que se acerca la Navidad, esas fiestas en las que Mamá y Carlos estarán conmigo casi todo el día. Salvo que en verano hace mucho calor y ahora estoy casi congelado por el frío creo que nos lo pasaremos chupi. Además, está ese señor gordito vestido de rojo que conduce un trineo tirado por renos. ¿Os acordáis qué no sabía quién era?. Ahora ya lo sé. En la perrunopedia han escrito, os lo traduzco al idioma que todos entendéis, que se llama Nicolás y que reparte regalos por las casas a todos sus habitantes. ¿Entendéis eso?, decían que a todos sus habitantes, lo cual quiere decir que me incluyen a mí. Desde que me enteré de eso estoy que no duermo. Miro todo el día por la ventana -cierto que también tengo otros motivos para hacerlo- y no paro de gemir y ladrar a todo aquel que veo a lo lejos para preguntarle si él es Nicolás -también le llaman Papá Nöel y de otras muchas maneras- o si lo han visto por algún lugar. Ya, listillos, ya sé que en la perrunopedia esa dice que solo viene una vez al año, la noche de navidad, pero yo solamente sé que ese día está al caer, pero no cuando es ¿OK?. Así que entre todo ello estoy que no se si pedir un regalo como hacen todos los niños humanos o dejar que Nicolás me traiga una sorpresa... Creo que prefiero que me traiga una sorpresa porque un enorme jamón de chocolate y caramelo para mi solo no creo que le quepa en el saco. Aunque pensándolo bien si logra meter todos los regalos de todos los niños que le escriben cartas en ese saco ¿o éste es muy grande o es mágico?... voy a dejar de pesar en Nicolás y esa noche mágica porque empiezo a temblar y me va a dar un ataque. De los otros señores ya hablaremos otro día.

El otro motivo por el que estoy nervioso es que creo que me he vuelto a enamorar. La verdad es que hace mucho tiempo que no veo a Nina, y como el tiempo lo borra todo, mis recuerdos de ella están desapareciendo. No sé si se ha ido a vivir lejos de mi, pero este amor, sin verlo, es muy difícil de mantener, y eso que lo intento. Sin embargo, ayer vi a mi nuevo amor platónico. Bueno, vi y olí a mi nuevo amorcito. Sólo os puedo decir que parecía algo mayor que yo, y tan agraciada físicamente como yo, o sea que si Nina no apareciese pronto... En realidad no sé como se llama, no quiso decirme su nombre, pero eso no me agobia, si estamos hechos el uno para el otro tarde o temprano me enteraré y entonces lo sabréis. Toda la tarde estuve inquieto por culpa de ella. Incluso hasta bien entrada la noche estuve incómodo y gimiendo, pedía a papá que me sacase a pasear, para siguiendo su olor, saber donde vivía y si podía ser verla una segunda vez. El problema es que papi se está encontrando mal. Está tomando medicinas para poder ir a trabajar y ayer por la noche no pudo complacerme, así que me cogió en sus brazos y me dio consuelo durante unas horas. El pobre no sabe que mi consuelo se cura de otra forma. La verdad es que tengo un papi que es un sol. Mamá tampoco es mala, pero es tan poco romántica que no comprendió lo que me pasaba y creo que la hice perder un poquito los nervios, así que me castigó un poquito. No es que fuera muy severa, pero me amenazó con su vara de periódico y me dio algún que otro azote en el culete. No me dolieron, mi pena es tan grande que el dolor físico no existe por el momento. Pasé toda la noche intentado olerla a través de la rejilla de ventilación de mi habitación -recordad que es la cocina de mi casa- pero sin resultado, lo único que conseguí es pasar una noche heladora. Cuando ella se entere se dará cuenta de que eso es amor verdadero. Hoy por la mañana intenté encontrar su olor, pero debe ser que el rocío de la mañana ha borrado su rastro. Tampoco pude verla... qué desazonador es todo esto. Ojalá, cuando llegue la tarde su aparición sea lo que me ilumine el día.

Besitos de Yogui (enamorado).

Pd: Mamá no me pegó, realmente usó ese periódico enrollado para hacer ruido fuerte al golpear en el suelo y que me asustase. Pobrecita, yo que voy con gigantes que me pueden comer de un bocado, ¿me voy a asustar de un simple periodicucho?.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Un Domingo muy frio

Buenas noches otro día más.
Ayer por la tarde noche me trajeron, por fin, mi nuevo abrigo, y gracias a ello no pasé tanto frio durante mis salidas de hoy.
Por la mañana, a parte del intenso frio -nos acercamos a los -2ºC-, hizo un sol estupendo pero todo fue bastante aburrido. Ninguno de mis amiguitos salió, tan temprano como yo, para jugar conmigo. No os creais que no había otros perros. Claro que estaban, pero por alguna razón extraña los que había tenían mucha prisa o no querían -sus dueños- dejarlos jugar conmigo. Un auténtico aburrimiento, ¿De qué me sirve madrugar tanto si no hay nadie para jugar?. Al menos probamos mi nuevo abrigo y así estoy seguro que mañana tampoco pasaré frio. ¡Ah!, se me olvidaba que también saludé a Pibe, pero seguía como siempre, muy dominante, así que más de una vez tuve que asumir la postura de sumisión que nos enseñan los genes de nuestros papis perros para que se calmara. Como esto no parecía que fuese a acabarse nunca tanto mi papi, como la dueña de Pibe, decidieron que nos fuesemos cada uno por su lado. El nuestro fue volver a casa.
Luego llegó la tarde. Esta vez papi cambió un poco el recorrido. Yo creía que ya no iba a ver a nadie. Incluso creí olfatear y ver, a lo lejos, a mi amigo Atila, pero sin que nuestros caminos fueran a encontrarse. Estaba volviéndome loco cuando papá enfiló directo al parque. Cuando llegamos se produjo una situación parecida a la de la mañana... los dueños de mis congéneres, nada mas verme aparecer, les cogían y cambiaban de rumbo para que yo no me acercara a ellos. Fue algo traumático. Me preguntaba si yo tendría alguna enfermedad contagiosa como la lepra, ¿o es que les daba miedo mi aspecto con mi nuevo traje?. Cuando ya créia que iba a estar tan aburrido como durante la mañana aparecieron mis amiguitos Toy, Peque y su papá Mimo. Al poco rato también apareció Mickey y los cinco nos divertimos muchísimo hasta que se hizo tan tarde que comenzó a hacer mucho frio y nos retiramos a nuestras casas, pero esta vez fuimos los cinco juntos, en pandilla, y durante el camino aparecieron otros dos compis más; sin embargo, como estábamos en una calle, no nos soltaron para que jugaramos y al final todo se limito a unos buenos saludos. Espero que vengan más por la zona y asi poder jugar con estos dos nuevos amiguitos.
Bueno, para que os hagaís una idea de como pasó el Domingo os dejo el enlace al album de fotos y un pequeño video que hizo papi de todos corriendo.
Lametazos perrunos de vuestro Yogui.


Un Domingo







Pd: Por cierto,hoy por la tarde también vino Carlos con nosotros y se lo pasó muy bien. Así conoció a esta pequeña pandilla que formamos los Yorkshires, Mickey y yo, y estoy seguro que le gustó mucho acompañarnos y que vendrá en otras ocasiones con nosotros.
XXXX una vez más de Yogui

sábado, 15 de diciembre de 2007

Risto

Buenas noches... no he podido esperar a mañana porque hoy por la tarde vi a un viejo amigo, muy juguetón, del cual no tenía ninguna foto. Por eso las he subido lo antes que pude y ahora os las enseño.

Risto

Como ya suponeis mi amigo se llama Risto, que al parecer no es por un deportista muy famoso, sino por alguien que salía en la televisión hace poco tiempo. En lo juguetón y en su aspecto yo diría que es muy parecido a Luna. Seguro que si alguna vez llegan a conocerse congeniarán enseguida...¿Se harán novios?. Creo que además de cotilla comienzo a ser un poco Celestina, pero es que si os dais cuenta hay muy pocas perritas en esta zona de Oviedo y mis amigos me han dicho que esto es un poco aburrido, que quieren jugar con chicas, que son muy guapas... yo, la verdad, no entiendo aún de esas cosas, pero como a los pequeñines se nos da bien eso de hacer amigos -será porque por nuestro tamaño nadie nos tiene miedo- no me importaría hacer las presentaciones entre todos ellos, además, a mi me gustaría que todos formásemos una enorme pandilla, casi una jauría pero con mucho más orden.

Ya, ahora por la noche, mamá se volvió a esconder de mi jugando, pero esta vez no tuve tanto miedo porque papá estaba conmigo y me animaba a buscarla. Estoy empezando a cogerle el tranquillo a este juego, y al final resultará que es divertido. Por otra parte papá me animó a oler a mamá para encontrala mejor y más rápido, lo que ocurre es que en esta casa todo huele a ella, y mi olfato aún no debe ser todo lo bueno que se supone que tiene que ser el olfato de un perro.

Bueno me despido hasta mañana. Que tengáis lindos sueños perrunos. XXX Yogui.

Pd: Hoy, por mi cumplemeses, me han traido el abrigo que estaba pidiendo desesperadamente. Al final no es aquel famoso abrigo de camuflaje, sino uno muy parecido al que llevaba puesto mi amigo Astur. Espero que no se sienta mal por tener que llevar la misma ropa que yo. Si somos amigos seguro que no pasará nada. Ciao otra vez.

Atila, un buen Carlino

Ayer me quejaba del frio... pues hoy todavía más, y según me han dicho, a medida que se acerque el invierno helará más e incluso nevará. ¡Cómo no me traigan pronto el abrigo me voy a poner en huelga y que salga la tía de quién sea! ¿no se dice así?.
¿Ya os lo imagináis?. Pues resulta que hoy avisé a papá, por la mañana, como todos los fines de semana y, después de levantarse y arreglarse a toda prisa, salimos a lo que era una magnífica y soleada mañana... y qué frio, 0,5ºC. Toda la hierba estabá helada y fria. El agua de la lluvia se había congelado, incluso del aire que me salía por la nariz al respirar salian gotitas de hielo... tuve miedo de que se me congelara la boca y la lengua y no pudiera volver a ladrar ni a dar besitos de los mios... Si me estaba un ratito quieto empezaba a tiritar. Esto del frio es un poco traumático para un cachorrito como yo, pero dejémonos de quejarnos del frio y vayamos a lo que realmente os interesa... el paseo:
Ibamos paseando por el camino de siempre, como todos los fines de semana, y nos encontramos, ya de vuelta, a Coco. Me imagino que tenía prisa porque no es normal que salga tan temprano. El próximo día que me cruce con él, espero que me cuente algo y si puedo os lo contaré a vosotros, aunque es tan callado para sus temas personales que me será dificil sacarle algo. ¿Soy un poco cotilla, no?.
Cuando llegábamos al parque apareció el segundo de mis congéneres de cuatro patas. Es un buen Carlino llamado Atila, de color marrón oscuro y ligeramente atigrado. Tiene unos 8 meses de edad, o sea, que nos llevamos a las mil maravillas. Lo que ocurre es que en principio iba en dirección contraria a la mia y con prisa por lo que ni siquiera nos saludamos como Dios manda.
Así que, una vez que llegué al frio y helado parque me encontré solo, sin nadie con quien jugar y echar unas carreritas para calentar. Si, es cierto que alrededor del parque, y por espacio de una media hora estuvo Atila corriendo con su amo -footing creo que lo llaman también-, pero para no molestarles mientras lo hacían papá encontró un palo y estuvimos jugando los dos juntos. Cuando Atila se canso de correr, entonces si nos pudimos saludar y jugamos durante un buen rato hasta que nos cansamos y el amo de Atila decidió que ya era hora de volver a casa, aunque antes nos dijo a las horas a las que solía salir por la tarde por si nos animábamos y así podríamos volver a jugar.
Bueno ahí tenéis las fotos del buenazo de Atila, disfrutadlas:

Atila

Al poco de marchar Atila llegaron mis queridísimos amigos Otto y Astur por lo que papá prolongó nuestra estancia un poquito más. Vamos, que llegamos a desayunar casi a la hora del aperitivo del medio día, pero estuvo bien el paseo ¡qué carajo! (huy, perdonad la expresión, pero me salió del alma y no pude reprimirla).

Bueno, por ahora eso es todo, intentaré escribiros algo más hoy por la tarde o mañana a lo largo del día. Besitos cariñosos de Yogui.

viernes, 14 de diciembre de 2007

De Cumpleaños

Besitos a todos. ¿estáis bien?.
Por aqui hace mucho frio, sobre todo por la mañana, cuando aún es de noche y papá me saca a pasear un ratito. En esos momentos la hierba que piso está toda blanca y fria como el aire que respiramos. Papá me ha dicho que es el agua que hay en el ambiente que se hiela sobre la hierba. A veces pienso que si el paseo durase un poquito más yo también me volvería blanco y frio como el agua y la hierba que piso, vamos que me quedaría , como se dice por ahí, "cubito". y a todo esto a ver cuando me traen el traje de invierno que me prometieron. La verdad, es que esa tienda donde lo encargaron, y no doy nombres, es muy poco responsable, ¿No creéis?.
Pues a pesar del frio hoy es un día especial en mi nueva familia. Hoy es el cumple de Papá. El pobre estaba un poco alicaído porque nadie le felicitaba, pero al ir pasando el día le han llovido las felicitaciones de su familia y de sus amigos. Como él y yo somos los que más madrugamos, he tenido la suerte de ser el primero en felicitarle con un buen lenguetazo perruno que me agradeció dándome un gran abrazo y rascándome la barriga, a parte de un trozo de rosquilla como recompensa al desayunar. Luego, cuando se levantaron los demás le dimos sus regalos y otro gran par de besos. Los regalos le gustaron muchísimo, lo se por que me lo dijo y sé que está deseando volver del trabajo para disfrutar de ellos con Carlos -mamá se nos va de parranda para una no se que cena con los compañeros-.
Asi que hablando de cumpleaños he comenzado a pensar en las edades de las personas y de los perros y casi me da un mareo de los años que tiene papi -no os lo pienso decir- y espero que si yo me cuido bien llegar a tener una edad como la de él, pero sobre todo poder disfrutarla con mis hijos y mi familia si esta llegase algún día.
Por hoy es todo, espero poder hablaros un poco mas durante el week end (estoy aprendiendo idiomas por mi cuenta) sobre tododel señor gordo vestido de rojo y los de los camellos.
Besitos perrunos de Yogui

domingo, 9 de diciembre de 2007

Zipi

Saludos en este día ventoso. Muchas cosas han pasado en tres días y creo que debería empezar por orden cronológico. Así que mi relato de hoy comienza en el día de antes de ayer... Podría ser como un viernes cualquiera, pero si recordáis papá estaba un poco vago y no fue a trabajar por lo que le tocó, con gran alegría por mi parte, pasearme. Eso sí, un gran paseo como los que damos durante el fin de semana. Como muchos de mis amigos se habían ido con sus dueños de fiesta no encontramos a ningún amiguito conocido con el que jugar, pero no estuve solo, otra vez, y parece que se está convirtiendo en una costumbre, cuando ya estábamos preparándonos para volver a casa apareció un nuevo amigo con el que jugar. Se llama Zipi, creo que es el nombre de un actor español muy conocido, y viene desde muy lejos, de un lugar del sur de España llamado Huelva. Es de raza mestiza con predominio de Podenco... o sea, que sus papis se dedicaban a cazar otros animales y no se sabe por qué, le abandonaron; menos mal que un alma samaritana le acogió y se lo trajo para Asturias. Es muy cariñoso y también muy joven, casi un adolescente, aunque al ser un perrito abandonado su edad es indeterminada. Me dan pena esos humanos que cogen animales para luego abandonarlos por ahí, como si nosotros no tuvieramos sentimientos. ¡Ojalá fueran sus animales los que les abandonaran para que supieran lo que es sentirse solos!. Seguro que al final de sus vidas se sentirán así y se acordarán de cuando ellos abandonaron a su suerte un alma fiel, a un cachorrito.

Bien, pues en el enlace está su foto:

Zipi


Nuestros papitos nos dejaron jugar un buen rato pero, como el tiempo no era muy apacible y yo ya llevaba mucho tiempo fuera de casa, al final nos tuvimos que despedir eso sí, citándonos para otro día. Y ahí es donde me comienzo a poner triste. Como ayer no nos vimos hoy salí tempranito con papá para ver si le podía ver, pero no, ¡Zipi se ha perdido!. Ya se que es una forma un poco cruda de deciroslo, pero es la realidad. Yo ya intuía algo pues en el gran parque había un señor parado, como si estuviese esperando a alguien. Yo me quedé a su lado y comencé a vigilar los alrededores pero no ví nada. Estaba intranquilo y solo la llegada de Coco me tranquilizó un poco. Sin embargo Coco tampoco le había visto, de hecho ni siquiera le llegó a conocer, aunque me comentó que estaría atento. Espero que Zipi aparezca pronto para que sus actuales papis no sufran por su ausencia. Seguro que al ser un perro de caza se despistó detrás de algún conejo de los que vemos alguna vez por la zona. ¡Zipi vuelve pronto!, te queremos.
Después de estas malas noticias sigo mi relato.

Ayer por la tarde fue un día alegre porque me invité a un pequeño cumpleaños. Mis amigos Peque y Toy celebraban, en familia y con sus amigos, su cumpleaños. Yo creía que eran de mi edad, pero al final resulta que son un pelín mayores que yo...ahora les veo con otros ojos. Les veo más mayores. Lúa también estaba, junto con aquel perro que tenía malas pulgas, pero enseguida se marcharon dejándome jugar con la familia de Yorkshires. He de reconocer que, durante el poco tiempo que estuvieron, ese "chucho gruñón" aún me riñó un poco, pero al menos no me atacó, por lo que jugué sin temor con mis amigos. También apareció otro invitado pero estaba tan emocionado con su pelota que ni siquiera nos hizo caso, y eso que Toy, que a pesar de la diferencia de tamaño corría tanto como él, le ladraba invitándole a jugar y a celebrar el cumpleaños con nosotros. Al final se cansó y nos gruñó con lo que sus dueños lo alejaron de nosotros, pero no demasiado lo que hizo que se nos aguara un poquitín la fiesta y nos marcharamos a casa enseguida. Pero el poco tiempo que estuvimos de celebración papá hizo unas pocas fotos, ahí las tenéis:

Cumpleaños


Y por fín ya llegamos al terrible día de hoy. Solamente destacar que estuve un poquito con Lanas y otro poquito con Coco, pero que la desazón que traigo conmigo por la noticia de Zipi no me permiten recordar con alegría esta mañana y prefiero pensar que todo ha sido un mal trago, que Zipi enseguida volverá con nosotros para jugar y divertirse.

Os dejo la foto de Lanas. ¡A que es casi idéntico a Otto!

Lanas


Al final, cuando llegaba a casa, apareció Otto y su primo Dregen. No fueron al parque porque estaban recien bañados y sus dueños no querían que se ensuciasen con la lluvia caida durante la noche. Le dí la mala noticia, y aunque tampoco conocen a Zipi me comentaron que estarán atentos a cualquier cachorrito que parezca perdido y nos avisarán. Gracias Otto y Dregen.

Espero que vosotros también estéis atentos y me ayudéis a encontrar a Zipi.

Vuestro Yogui que os quiere.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Se armó un Belén....

Buenos días compañeros de fatigas bloggerianos... Como veis hoy es un día especial. Ya os había contado que un día de esta semana papá y mamá no trabajarían -y por supuesto Carlos tampoco iría al cole-, pues hoy es ese día. No me dí cuenta de ello enseguida, sino cuando ya casi me estaba haciendo pis y no tuve más remedio que avisar a papá como hago todos los fines de semana, a saber, pegando un fuerte golpe en la puerta de mi habitación -la cocina- y raspando la puerta, un poquito, con mis patitas delanteras.
Cuando hago eso solo tengo que esperar unos minutos a que aparezca papá, asi que me calmé y me senté a esperar. Sabía que papá me había escuchado porque le oí levantarse, pero también desperté a Carlos, aunque él no quiso acompañarnos. Estaba contento porque me dí cuenta que hoy me iba a tocar un gran paseo y que probablemente encontraría a mis amigos con los que me dejarían jugar un buen ratito.
El paseo comenzó corriendo hasta el primer parque de nuestro trayecto donde, a salvo de ser un poco soez, hice mi primer pis del día y unas caquitas que papá recogió diligéntemente en una bolsita de plástico... ¿Creíais que mis papis son de los que dejan mis caquitas por ahí?, nada de eso, son bastante más higiénicos que la mayoría y creo que no recogen los pises que hago por que aún no levanto la patita bien del todo -¿Sabíais qué los perros machos como yo levantamos la patita para hacer pis?¿verdad?-. Una vez terminadas mis aguas menores y mayores continuamos el paseo hacia el gran parque y allí encontré al primer congénere.
Lanas, del que creo que ya os hablé en alguna ocasión, es como Coco y Otto. Es un poquitín mas "salvaje", y lo pongo entre comillas no porque sea como un lobo o un perro callejero, sino porque es un pelín menos sociable, más mandón, y casi siempre está solo. Nunca juega con los demás porque siempre quiere mandar y acaba casi peleándose por lo que casi siempre tras unas muy breves carreras su dueño le llama al orden y se lo lleva a otra parte. Y eso es precisamente lo que ocurrió hoy, que apenas estuvimos juntos un par de minutos, fue un brevísimo hola y adios.
Asi solos, papá y un menda, recorrimos el parque de un extremo a otro olisqueándo por aqui y por allí, y al cabo de unos buenos minutos aparecieron casi a la vez, Otto en primer lugar y a continuación Coco. Tengo que contaros que Otto es un poquitín posesivo en cuanto a su coche, yo que había cruzado la carretera poniendo en peligro mi vida por enesima vez para ir a saludarle y cuando me acerqué al maletero de su coche todo contento me recibe con un gruñido de advertencia. Menos mal que fue solo eso porque con lo grandón que es no le duraría ni un segundo, un pequeñísimo aperitivo. Fue un pequeño susto pero como soy muy poco rencoroso se me olvidó enseguida.
Jugamos y nos dimos unas cuantas carreras los tres, cuando a lo lejos vimos aparecer a otro amigo, esta vez alguien con un tamaño mas adecuado al mio. ¿Os acordáis de Nano?, ¿el Beagle qué es como mi prima Cala y con el que, bajo la lluvia, nos revolcamos en la gran montaña de arena?. Pues era él y asi ya eramos cuatro amigos jugando y ladrando...pasándolo bien. Se puede decir que se montó un pequeño Belén, ¿no?.
Nos pasamos los cuatro un rato largo jugando hasta que Nano comenzó a pasarse conmigo y papá decidió que ya era hora de volver a casa. La verdad, yo hubiera seguido todavía un poco más pero tengo que reconocer que aún no había desayunado y que tenía un poco de hambre, asi que no me resistí mucho.
En el trayecto de vuelta a casa me encontré con otro buen amigo. Pancho es un Boxer como Lola otra amiga de Monte Cerrao, aunque mas atigrado y marrón, pero tan buenazo como ella, debe ser que los boxer son buenos de por si. Solo tienen el inconveniente de las babas.
Esta vez papá también hizo fotos y yo las he subido a mi album web....hacer clic en la foto, como siempre y asi conoceréis de primera mano a Nano y a Pancho:

Nano y Pancho


Una vez en casa papá me secó con la toalla ya que de los numerosos revolcones, estaba un pelín mojado. Después desayunamos y casi a continuación papá desapareció unos minutos y cuando volvió lo hizo con unos enormes paquetes en las manos. Me preguntaba que sería eso. Me moría de la impaciencia porque Carlos también estaba un poquito nervioso. De repente, con ayuda de Carlos, Papá abrió el primero, un gran y alargado paquete blanco, y sacó una cosa verde y con brazos plegados que comenzó a abrir y montar poco a poco. A medida que lo hacía estaba cada vez mas intrigado. Los árboles, pues eso parecía, ¿se montan y guardan en cajas?. No podía creer lo que estaba viendo. Y tampoco sabía muy bien para que querían montar un árbol en medio del salón. Me preguntaba si sería cosa de la profe de los perros y una primera lección era de como levantar la patita para hacer pis... mil y una idea a cada cual mas absurda pasaban por mi pequeña cabecita, sobre todo cuando empezaron a sacar innumerables objetos que iban añadiendo poco a poco en las ramas del árbol, que si unas cintas de colores, que si casitas, que si estrellas y luces además de otros adornos. Todo era muy confuso hasta que papá dijo, y cito textualmente, "y ahora el Belén". Yo sabía que todo esto era un lio, pero en ese momento me dije ¿qué es realmente un Belén?. Papá comenzó a abrir más cajas y a sacar más figuritas y entre él y mi hermanito Carlos las comenzaron a poner en una mesita a la entrada de nuestra casa. Cuando terminaron Papá dijo ya está, ahora la foto. Pero ya está ¿el qué?. Asi que como nadie me respondía me vine al ordenador y tranquilamente busqué en la Perrunapedia que era un Belén para los humanos. Es dificil de explicar porque a parte de un gran y enorme lio y una ciudad de un sitio muy lejano, también es lo que podeis veir en la foto que hizo papá.

Se armó un Belén

O sea que al parecer es recordando a el niño Jesús de los humanos. También miré lo del árbol y todo ello tiene que ver con la Navidad... y en Navidad viene un seños vestido de rojo trayendo regalos y depués tres tipos montados en camellos desde aún más lejos trayendo más regalos y yo estoy en un sin vivir. ¿Alguno de los mencionados se acordará de un cachorrito llamado Yogui? ¿Será un hueso solamente o varios?¿Entrarán por la puerta o por las ventanas?¿Les veré? Son tantas las preguntas que me hago que cada vez estoy más nervioso. Por lo poco que he podido escuchar por ahí solo traen regalos a los niños buenos -aunque estos sean perritos como yo-, pero para eso hay que irse pronto a la cama y ser muy buenos todos los días. Yo por mi parte prometo ser bueno y cumplir con lo que me manden mis papás. Por otra parte voy a seguir investigando y lo que averigüe os lo contaré.

Besos perrunos de Yogui.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Viejos y nuevos amigos

Buenas tardes-noches amig@s, no me queda mas remedio que volver a ponerme delante del PC y contaros las aventuras de la tarde antes de que se me olviden; sí, porque cuando salimos hace ya un par de horas todo fueron novedades. Hacía un poquitín de frío, pero ya comienzo a acostumbrarme a este tiempo invernal, así que no nos entretuvimos mucho en la primera parte del recorrido y fuimos, casi corriendo, hasta el gran parque de Monte Cerrao. Allí, como ya intuía estaban mis amigos y eran unos cuantos, a saber, los viejos amigos eran la familia de Yorkshires formada por Mimo y sus hijos Peque y Toy. Por cierto, hoy me he enterado que Peque, en un principio, se llamaba Tintin pero que su abuelo humano decidió que ese nombre no le gustaba y que si quería quedarse con él en casa se llamaría a partir de ese momento Peque, y así están las cosas, si le llamas Tintin no responde. A mi no es que me guste mas un nombre que otro pero Tintin tampoco estaba mal del todo ¿no creéis?.
Acompañando a esta divertida y juguetona familia estaba un cachorro enorme, de solo cuatro meses, y de raza tan desconocida como la mía, pero tan juguetón como yo, al menos cuando le soltó el dueño para que pudiera corretear y jugar con todos nosotros. Se llama Mickey, como el ratoncito de Disney, pero para nada se parece a él.
También se juntó a la troupe un cruce de Beagle llamado Rayo, también bastante juguetón aunque creo que un poquito mandón porque al final del paseo se peleó un poco con Mimo, el papá de Toy y Peque, y tuvieron que separarlos antes de que las cosas fueran a mayores.
Por culpa de eso todos nos excitamos un pelín y entonces nuestros dueños nos ataron con las correas hasta que nos volvimos a calmar, pero cuando eso ocurrió, Rayo y la familia ya se habían marchado dejándonos a Mickey y a mi retozar un poco más.
Cuando nuestros papás se cansaron y ya nos veníamos para casa apareció otro nuevo amiguito. Éste, además de ser tan valiente y juguetón como un servidor, es un poquito mas bajito que yo y también es mi vecino, pues vive en mi misma calle, aunque unos portales más abajo. Seguro que a partir de ahora nos veremos mucho más a menudo. Con este nuevo amigo estuve jugando, corriendo y olisqueándonos durante un buen ratito, pero al final también nos separaron y nos vinimos definitivamente a nuestra casita.
Una de las novedades es que por intuición casi perruna -creo que a papá se le está pegando algo de mi- llevó la cámara buena e hizo unas cuantas fotos que enseguida me apresuré a subir a mi álbum web... como siempre hacer clic en la foto y veréis el Álbum.

Viejos y nuevos amigos

¡Hasta la próxima buenazos!

Fdo: Yogui I

Pd: ¿Os ha gustado mi firma?. Elegí hacer solo la inicial de mi nombre porque la realeza tiene firmas elegantes y creo que esta lo es. Decidme que os parece y si la debo de cambiar por algo más rebuscado.

Una vez más besitos de Yogui I.

Comida y unos amigos

¿Habéis visto la foto de arriba?. Claro que si. Es el plato que se inventaron Carlos, mami y papi para un concurso que hay en el cole de mi hermano humano. Le pusieron de nombre "Pasta a la Perca", aunque papá quería que lo llamasen con un nombre más rimbombante como "Taquitos de Perca a la Pasta Raja" o algo así. Hicieron bastante Pasta y poca Perca, pero al menos comimos todos y el plato no estaba del todo mal. Carlos fue el que eligió la Perca y mami la pasta. Pero al final fue papi quien, con algo de ayuda de Carlos, preparó y cocinó todos los ingredientes... también puso la mesa y fotografió el plato para la posteridad. Si estáis interesados os puedo describir como preparar la receta, pero me llevaría mucho tiempo y mejor dejarlo para otra ocasión.

Ayer, después de la mojadura doble que pillé -la lluvia y la ducha para limpiarme el barro- creía que me castigarían sin salir en el resto del día pero no, aunque si se saltaron la salida del medio día al final papá me puso la correa -como ya no llovía se dejó el odiado chubasquero en el armario- y salimos los dos a dar el gran paseo de la tarde. Durante todo el trayecto no vimos a nadie. Incluso al llegar a nuestro lugar favorito tampoco se veía a nadie, pero mi instinto me decía que sí estaban. Y efectivamente, al asomarme al borde del anfiteatro, vimos abajo a la familia de Yorkshires con Lúa, y hacia allí corrí raudo como una centella. Jugamos un buen rato, aunque Lúa estaba como un poco ausente y Toy un poquitín pesado, pero el rato que estuvimos juntos fue bastante agradable. Papá hizo unas cuantas fotos aunque salieron muy movidas y no muy claras porque el teléfono móvil no es muy adecuado para hacer fotos cuando uno se mueve, pero ahí están, hacer clic en el enlace de la foto y las veréis.

Con Lúa y los Yorkshires

Bueno, que tengáis un buen final de Domingo...¿Qué pasará esta pequeña semana que empieza? Creo que hay alguna fiesta por ahí, seguro que lo vamos a pasar chupi piruli.

Besitos de Yogui.

sábado, 1 de diciembre de 2007

Escondite y Sucio

Como todavía soy muy pequeñín tengo una memoria muy pero que muy frágil, o sea, que no se desde cuando fue la última vez que escribí en el blog. Creo que no ha pasado mucho tiempo, quizás una pequeña semanita. En cualquier caso es desde el fin de semana pasado en que aún tengo algunos recuerdos fresquitos.
Empezaré contándoos que un día de esta semana pasada mamá me puso muy nervioso, me explico. Ella y Carlos se confabularon y mientras mi hermanito humano me cogía para que no siguiese a mami, ella se marchaba -todo ocurrió dentro de casa, por supuesto- y pasado un rato Carlos me soltaba. Imaginaos el susto, yo corría como un loco de lado a lado de la casa buscando a mi mamá y no la encontraba. ¡Nos había abandonado y dejado solos!; a nosotros, los dos niños de la casa. Mi corazón palpitaba y se agitaban mis músculos. Realmente lo estaba pasando muy, pero que muy mal y mientras tanto Carlos se reía de mi. Luego, pasado un tiempo y cuando yo ya creía que se había marchado definitivamente de nuestro lado, hacía un pequeño ruido y lograba encontrarla... Al parecer es un juego que hacen mucho los humanos y que se llama escondite. Os lo cuento por si alguna vez os pasa algo parecido no tengáis miedo, seguro que están jugando y al final aparecerán por algún lado. Deciros también que aunque a ellos les guste mucho a mi no me apetece nada jugar a ese juego, ¿y a vosotros?.
Otro día de la semana, del cual tampoco me acuerdo si era martes o miércoles o quizás jueves, me debieron drogar con no se que cosa que me dieron de comer. La verdad es que sabía muy rico, eran unas cosas blancas, blanditas, que se deshacían en la boca, pero que también eran algo crujientes y ligeramente saladas. Al parecer las llaman "palomitas". Nunca me había comido una paloma, y menos una pequeñita, y siempre sospeché que esos plumíferos, a pesar de lo sucias que son debían de estar muy sabrosas, y a juzgar por lo bien que saben sus pequeñines me relamo de gusto pensando en como sabrán las mayores. El caso es que después de comer unas cuantas "palomitas" me puse como una moto. Me entraron unas enormes ganas de correr. Estaba superexcitado, y menos mal que el efecto me duró poco porque de la cantidad de golpes que me llevé al correr y resbalar tanto por la casa -me abrieron todas la puertas para que me desahogara- al final, me habría roto algún hueso. El caso es que después quedé rendido y dormí toda la noche como un lirón.
Y lo último que os puedo contar es lo de hoy sábado. Papá se levantó relativamente temprano para el día que es. Me puso el chubasquero a pesar de que lo odio. No me dejó alternativa. Es un mandón. Salimos a la calle y tengo que reconocer que gracias al chubasquero no me mojé demasiado porque llovía como si no lo hubiera hecho nunca. Estaba un poco triste porque cuando llueve tanto no sale ningún amiguito a jugar y ya nos volvíamos para casa cuando avistamos a un Beagle llamado Nano -lo siento papá no le hizo fotos- que se puso, después de intercambiar unos cuantos olfateos a modo de saludo, a jugar conmigo. Disfrutamos muchísimo, sobre todo con la arena de una obra cercana que tienen apilada en forma de montaña. Subíamos y bajábamos una y otra vez, luego corríamos alrededor de la montaña y por el resto del prado -más que prado algo de barrizal-; le perseguía, me perseguía, ladrábamos y jugamos como juegan los perros. Pasaron unos cuantos minutos así, pero como todo lo bueno en esta corta vida se tiene que acabar al final nos tuvimos que separar. Papá estaba horrorizado, constantemente me decía que mamá nos iba a echar fuera de casa, que estaba perdido, y muy sucio. A mi la suciedad no me molesta, al fin y al cabo solo soy un cachorrito por lo que las quejas de papá no me importaron mucho. Fue en ese momento cuando decidió sacarme el par de fotos con el móvil que veis abajo.

Sucio


Ya en casa no me dejó entrar inmediatamente. Normalmente cuando llueve hace eso, va a buscar una toalla para secarme y entonces ya puedo entrar y corretear un poco. Pero cuando apareció con la toalla me envolvió en ella y me llevó directamente al baño, donde apareció mamá. Entre los dos me dieron una larga y calentita ducha, que por otra parte ya me tocaba. Mamá estaba un poquitín horrorizada de lo sucio que llegué y de como dejé la toalla con la que me envolvió papá en la puerta, y aún a estas horas de la tarde la sigue lavando porque al parecer no se han quitado todas las manchas. Realmente no nos ha reñido mucho pero ya sabéis que las mamás a veces esperan un rato largo para reñirte cuando menos lo esperas.

Bueno, por hoy es todo. Besitos caninos de Yogui

Pd: Papá me ha contado que las "palomitas" son de maíz y no son de las que vuelan... mira que son raros estos humanos poniendo nombres a las cosas.

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace