¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

miércoles, 30 de abril de 2008

Sorpresas

Hoy ha sido un buen día... un buen día porque he salido a pasear con papi al mediodía y he hecho dos nuevas amigas, que espero volver a ver alguna vez más.

Era más o menos la hora en que me suelen sacar y juntos vamos a buscar a Carlos, pero esta vez cambiamos de camino. Me puse muy contento porque eso suponía visitar el parque y correr un poquito suelto, sin ataduras de ninguna clase. Pasamos por delante de la casa de Tola, pero no estaba... algo muy malo debe de haber hecho para estar tanto tiempo "incomunicada", eso de estar prisionera es muy duro, yo no sé si lo podría resistir.

Continuamos bajando la cuesta que hay desde la capilla (la casa-prisión de Tola está a un paso) hasta el parque. Estaba libre al fin. Empecé a correr. Acababan de segar la hierba y el olor que se desprendía era muy agradable. De repente empezaba la selva otra vez, ¿Por qué no habrían cortado la hierba de esa zona?. Papá intuyó algo y me mando parar, pero yo quería explorarlo todo... y lo hice, me adentré en la selva y ¡me mojé!. Ahora ya sabía la razón por la que los jardineros no habían entrado allí. No me importó, una vez mojado que me quiten lo bailado, así que seguí corriendo. Cuando papi consiguió cogerme me tumbó sobre la fresca hierba y me intentó limpiar lo mejor que pudo con unas servilletas de papel.

Me volví a escapar e intenté jugar con un señor que estaba haciendo unas cosas muy raras... subía y bajaba repetidamente sobre sus manos, y se estiraba como si acabara de levantarse de la cama. Di un par de vueltas alrededor de él pero no hizo la mínima intención de acariciarme por lo que cuando me llamó papá me fui de su lado. Continuamos caminando y apareció Lola. No tenía muchas ganas de jugar, solo se rascaba, como si le picase intensamente algo. Papi la rascó un poquitín y ella se lo agradeció mucho. Nos contó que Trisqui acababa de pelarse bastante en serio con mi otro amigo Lana... Espero que hayan hecho las paces y nadie haya resultado herido. A ver si Toy y Peque nos cuentan algo... Os tendré informados, pero Trisqui va a tener que moderar su carácter o un día de estos va a tener un serio disgusto.

Después de esa desagradable noticia continuamos el paseo cada uno por su lado... y entonces las vi. La más alta se llama Kena. y Con Kenatiene algo de galgo. Como Zipi, también es andaluza, pero de un sitio que se llama Cádiz. Jugamos bastante hasta que agotada le dieron un poco de agua que no quiso compartir con nadie. Entonces volvimos a jugar un poquito y al poco tiempo se cansó y de un salto se metió dentro del maletero de su coche.Ya no hubo manera de convencerla para que bajase a jugar otro poco, y mira que lo intenté.

La más pequeña, como de mi tamaño, se llama Lala. Muy negra y con mucho carácter.Lala Incluso gruñía a papi cuando este la llamaba para acariciarla. Solamente, cuando Kena estaba en el coche me acerqué para ver si quería jugar, pero no estaba por la labor. Supongo que es por desconfianza hacia mi. Si me vuelve a ver otro día a lo mejor se anima un poco y jugamos un ratito. Espero volver a verlas otro día, pero como no depende de nosotros, sino de nuestros amos tendremos que armarnos de la eterna paciencia perruna...

Después ya nos dirigimos otra vez a casa donde nos esperaban mami y Carlos que me dieron muchos mimos.

Hay otras fotos -pocas- que están en el album web...hacer clic en el enlace de la derecha si queréis disfrutarlas.

Lengüetazos y muchos meneos de rabo.... y sed buenos si podéis. Vuestro Yogui.

domingo, 27 de abril de 2008

Del Calor al Frío

Ya se que vosotros lo habéis sufrido también. Si, esta tarde casi apetecía quedarse en casita al calor de una buena lumbre en el caso de tener una buena chimenea... pero como yo no la tengo me conformo con mi caliente camita, pero lo que nunca perdono es el paseo...
Por la mañana, como al parecer papá tenía que regresar pronto a casa, salimos especialmente temprano. La mañana estaba un poquitín fresquita, pero lucía el sol y no se veía ninguna nube por lo que, a pesar del frío y ligero viento, suponíamos que el día sería tan bueno como el de ayer. Al llegar al parque creí que estaba Teo esperándome... mis ojitos me engañaron una vez más. Era un nuevo amigo, también Schnauzer, pero de los pequeñitos, que se llama Tobi. Aún es muy joven por lo que tuve que subirme sobre mis dos patitas traseras para enseñarle quien mandaba allí, aunque no fui demasiado severo con él. Se hizo muy amigo de Paul, aunque éste también le riñó un poco porque Tobi pensaba que por ser más alto podría ganar en el juego, y Paul sacó su genio Terrier y dejó el asunto bastante claro en un pis pas. Siguieron jugando, y al juego se unió Coco con su típica postura de rendición ante los enanos. Estaban un poco temerosos por lo grande que es Coco, pero cuando sepan lo buenazo que es se lo pasarán en grande con él. también se acercaron Otto y Astur. Astur no tenía muchas ganas de jugar y se alejó del barullo, además como aún tiraba un poquito de viento frío se resguardó del mismo entre las piernas de su dueña.
Nada más irse Coco, Astur y Tobi llegaron los madrugadores Yorkshires y Golfo. Con gran disgusto tuve que irme con Papi -tiraba bastante fuerte de la correa- porque llegaba tarde.
Por la tarde pensábamos que se iba a poner a llover, pero a pesar de eso nos arriesgamos y salimos a pecho descubierto... estaba muy desagradable y yo dudaba si algún amigo se habría atrevido a salir para jugar un poco.
No se oía ningún ladrido pero si, allí estaba Otto y no estaba solo, dos nuevos amigos para jugar, Neska, una Boxer de cara un poquito triste y su hermanito Hugo, demasiado nervioso para mi. También estaba Coqui, que como ya me conocía salió a saludarme y nos pegamos unas buenas carreras. El frío echó del parque a los dueños de Coqui por lo que papi me sujetó por primera vez para que no me fuera con ella. Ahora solo estaba Neska para ligar un poquitín, pero no me hacía caso a pesar de mis ladridos. Al poco rato, ella y su hermano Hugo, también se fueron.
Entonces hizo su aparición Sira, una preciosa cachorrito de apenas tres meses, algo mestiza de Yorkshire... sería la compañera ideal de juegos para Paul. tengo que presentarles algún día y seguro que congenian.
No nos dejaron jugar mucho -me ataron por segunda vez- porque es tan pequeñita que le podíamos hacer daño, me puse muy triste cuando se marchó.
En ese momento aparecieron dos preciosos Golden, pero no se sus nombres porque se marcharon enseguida. En realidad estuvieron dando un par de vueltas por el parque y no nos dejaron acercarnos, ni a Otto ni a mi, porque ella estaba un poco como están las hembras cuando quieren marear a los chicos. Me ataron por tercera vez.
Solo quedábamos Otto y yo que nos fuimos a saludar a Hugo, un Cocker americano, que es un poco desconfiado. Me gruñó al verme pero luego estuvo bastante tranquilo, aunque nunca llegamos a jugar. Es un poco como Selva, está un poquitín obsesionado con sus juguetes y no nos hacía caso. Ni siquiera tomo una chuche que le ofreció papá de lo desconfiado que es.
A lo lejos vi a aquel Carlino con el que tuve un pequeño problemita y papi me ató de nuevo para que no me acercara a él. así que con el frío y todo lo que ocurrió estuve atado casi la mitad del tiempo. Esta vez papi ya no me soltó y nos fuimos, sin llegar a ver a mis amigos los Yorkshires que no se acercaron por el parque.
Disfrutar de las fotos, que no son muy buenas pero se dejan ver.
 

 

Bueno, eso fue todo. Se acerca una semana cortita porque me he enterado que hay un par de fiestas por ahí... estoy deseando que lleguen para veros a todos otra vez. Un fuerte lametón perruno para tod@s de Yogui.

Pd: ¿Dónde se habrá metido Teo?, ¿y Alana?, ¿y Lúa?... Cuando os vea me tendréis que contar muchas cosas...Besitos una vez más.

sábado, 26 de abril de 2008

Calor

¡Uf!, que calor, ¿cómo lo lleváis, amigos?
Yo sobrevivo como puedo y espero por nuestro bien que esto no dure demasiado... Creo que es por culpa de la falta de árboles así que si no plantáis alguno, al menos firmar en el recuadro del final del blog para evitar que nos quedemos sin ellos....
Pero lo importante, que se que todos estáis esperando por ello, son las aventuras de hoy... No lo pasamos nada mal, aunque con tanto calor las carreras y los juegos fueron bastante suaves.
Nada más salir de casa me encontré con Cuqui, que venía corriendo con su amo. Demasiado madrugador para mi, pero así se evitó el calor de la mañana. Después de intentar jugar un poco con él -la correa no me dejaba desenvolverme con mi innata agilidad perruna-, seguimos hacia el parque y me encontré con mi preciosa vecinita Nica, una esbelta y coqueta dálmata, que aunque no veo todo lo que yo quisiera es muy agradable y siempre quiere jugar un poco conmigo. Lástima que tomamos caminos distintos y no pude convencerla para que nos acompañase hasta el parque y presentársela a mis amigos.
Ya en el parque, cuando comenzaba a hacer calor, apareció Otto. Estuvimos buscando un poco de sombra, pero hasta que no crezcan los árboles plantados -son aún muy jóvenes- debemos recurrir a nuestro ingenio para soportar el calor. Habíamos encontrado un poco de sombra cuando apareció Cassis, una jovenzuela de color negro azabache muy juguetona y pendenciera. Al poco rato llegó Coco, y Otto fue a presentársela a su amigo. Se ve que congeniaron porque nunca vi echar tantas carreras y tan largas a Coco, ni siquiera lo hace con su gran amigo Otto. Fueron tantas que el pobre Coco quedó espatarrado más de una vez, agotado por el calor y el exceso de ejercicio perruno. Lo gracioso de todo ello es que Cassis le pedía mas guerra y el pobre Coco no sabía como quitársela de encima... Hasta que llegó Astur, que puso algo de calma en el lugar. Después de unos minutos, cuando ya comenzaba a apretar demasiado la bola amarilla que está arriba de nosotros, en lo alto del cielo, comenzamos a irnos a nuestras casas.
También estuvo Selva, que como siempre atendía más a su pelota que a nosotros. Solo que esta vez Otto se hizo con la pelota y durante unos minutos Selva estuvo sin saber que hacer... pero también sin hacernos mucho caso.
Por la tarde salimos demasiado pronto, aún hacía demasiado calor. Llegamos los primeros. Al poco tiempo apareció Kyra, que está guapísima y enorme... solo un pequeño defecto, se baba bastante para ser una chica aunque creo que se lo debemos perdonar porque es culpa de los genes que le han tocado en suerte y nadie es perfecto al fin y al cabo, sino mirarme a mi, herniado, con una pata a la virulé, con prognatismo -conocida marca de los reyes- y  faltándome algún dientuco,vamos que soy un dechado de belleza.
También se acercó Otto, y juntos los tres nos acercamos a saludar a una preciosa perrita que me recordaba a mi antigua novia Nina, pero no era ella. Se llama Coqui y tenía algo de Bichon, pero era mestiza como yo. Teníamos tan pocas fuerzas para correr que, salvo Kyra que parecía de otro mundo, todos estábamos con las lenguas afuera y trotando o echados en la fresca hierba.
Poco tiempo después de que Kyra y Coqui se marcharan aparecieron los Yorkshires, que habían preferido estar en casa hasta que hiciese menos calor. Aún así todavía buscamos la sombra en los lugares más extraños.
Ya a última hora aparecieron al mismo tiempo Paul por un lado y los tres Setters ingleses Hacha, Mayuca y el jefe de las dos, del que sigo sin saber su nombre. Pero aunque estuve un rato con todos teníamos que irnos y no pude disfrutar de su compañía  como yo quisiera, pero otro día seguro que si.
Os dejo las fotos a continuación, disfrutarlas.
 
 

 

Besitos y Hasta mañana. Buenas noches y sed buenos si podéis.

jueves, 24 de abril de 2008

No taléis árboles

Queridos amigos hoy  le enviaron a Papi un pequeño mensaje de correo para que se uniese a una campaña contra la tala ilegal de árboles.

Yo, con apenas un añito de vida, no estaba enterado que había seres humanos que vivían de eso. No es que sea un acérrimo defensor de la naturaleza y quiera impedir a toda costa el cambio climático y todo eso. Tampoco dejar en la miseria a unos pobres hombres que no tienen otra cosa con la que ganarse la vida. Pero para nosotros los perros -los machos se entiende- es de vital importancia que se respeten los árboles del mundo. Yo soy pequeñín y para hacer mis pises me pueden valer algún que otro arbusto con un poco de altura, pero la mayoría de nosotros -y me incluyo- prefiere hacerlo frente a un buen tronco de árbol... ¿Dónde levantaríamos la patita para hacer nuestras agüitas menores?... Los humanos tienen unas habitaciones especiales para eso -que no nos enseñan a utilizar-, y nosotros necesitamos a los árboles para ello y para tener un poco de intimidad canina. Si no hay árboles entonces dejaríamos de levantar nuestras patitas al aire, con solo imaginarlo me entran unos escalofríos... Y además, en los árboles anidan y se posan para descansar los pájaros que persigue Zipi -¿Qué haría Zipi sin pájaros para perseguir por que no hay árboles?-. Otras especies de animales también usan los árboles para vivir o para marcar su territorio -los osos por ejemplo- y además me he enterado que allí donde hay árboles el clima suele ser más suave y haber agua... No quiero extenderme mucho, solo era para que convencierais a vuestros amos para que firmasen contra la tala de árboles. Si lo quieren hacer solo tienen que hacer clic en la imagen.

Exige una Ley contra la madera ilegal. Firma Ya

Besitos a todos y gracias por firmar

Pd: Es un buen reportaje que podría hacer nuestro repor-perro Jon, si es que no lo ha hecho ya.

lunes, 21 de abril de 2008

Un odioso lugar

Amigos, cuidaros mucho que nuestras familias nos pueden engañar en cualquier momento.... Hoy me ha tocado a mi, pero mañana puede ser a cualquiera de vosotros. Está visto que no todo son alegrías en esta vida, pero que nos engañen de esa manera, ¡No hay derecho!. Me revelo con todas mis fuerzas y esto que me ha ocurrido hoy se lo haré pagar con creces a todos, pero sobre todo a mamá que fue la responsable principal de este mal día.

Ya os imagino intrigados, así que comenzaré por el principio... nos despertamos como todos los días, muuuy tempranito porque tienen que irse todos a trabajar y al cole. Papá es el primero que se levanta y me saca a dar mi paseo. Estaba lloviendo ligeramente. Nos mojamos un poco pero estamos en Asturias y se supone que aquí llueve bastante por lo que hay que acostumbrarse. Muchos mimos al llegar a casa y secarme, también de mami -la odio, grrrrrr-.

Al medio día, después de una mañana bastante aburrida -aunque jugué con mis mascotas el estar solo no es divertido, podrían dejarme una televisión para entretenerme o poner la emisora con música perruna-, le toca a mami sacarme de paseo. Otra vez nos pilló la lluvia y nos volvimos a mojar, pero esta vez mucho más que en la mañana. El paseo corto por culpa de la lluvia. Comida y siesta.

De repente, antes de lo normal, otra vez de paseo... ¿Dónde vamos mami?. A pesar de que no me respondió, yo la seguí con toda mi ingenuidad moviendo alegremente mi rabo. Solamente al llegar a un cruce de calles mi instinto me hizo detenerme. Sabía que no debía seguir, que era mejor recular y volver a casa... No pude hacer nada, mis pequeñas patas no pudieron con la fuerza de mamá y arrastrándome me llevó hasta ese odioso lugar... Por mucho que gemí y supliqué a mamá que diese la vuelta, que sería bueno por siempre jamás, ella no me hizo caso y me introdujo en aquel antro... Estábamos todos muertos de miedo, temblando. Olía a enfermedad, a llantos, y además el ambiente era frío, como si quisiera dar un aspecto aséptico, pero a mi no me engañaban, estaba en el VETERINARIO...

En la sala de espera había un perrito muy enfermo. tan enfermo que casi me contagia su enfermedad y me pongo a vomitar -de miedo-como él. Menos mal que también estaba una perrita que me quería animar, pero debía estar un poquito descentrada porque cuando yo me iba a presentar ella daba media vuelta y se largaba. Me hizo la misma jugada dos veces y supongo que podrían haber sido muchas mas si no llega a sonar mi nombre en la antesala de la tortura.

En ese momento sabía que ya no tenía salvación, pero una luz se hizo en el camino solo que al final se apagó... Cuando el Veterinario vio mi ficha, nos dijo tranquilamente que se habían confundido, que no nos tocaba hasta mayo. ¿Cuándo será mayo?, me preguntaba. No me importaba mucho con tal de salir inmediatamente de allí. Ya casi estaba mejor cuando el malvado doctor dijo, "no importa, si les llega otra citación en mayo no le hagan caso". ¿Pero no me tocaba hasta mayo?¿Por qué tenía que ser ahora?... mamá en vez de ayudarme asintió, me sujetó firmemente y me colocó en la mesa de las torturas perrunas. Es una mesa fría, blanca y alta, desangelada. Ni siquiera una cálida mantita que me quitase el frío que me provocaba el miedo. Al principio me miró el corazón con un aparato que se colocó en los oídos -ojalá se quede sordo-, pues esto también estaba frío. Pero lo peor estaba a puntito de llegar. Yo creía que, como en las historias de miedo que nos cuentan, me iban a mirar la temperatura y mis caquitas introduciéndome un aparato espantoso por atrás, y encima eso te lo hacen sin intimidad, a la vista de todos... estaba tan concentrado en evitar esa terrible degradación del ser perruno que no me di cuenta, no vi la aguja y solo sentí su terrible pinchazo en mi cuello. ¡Qué dolor mas espantoso!, aún estoy resentido y dolorido, y eso que ya han pasado unas cuantas horas. Afortunadamente pasó pronto y enseguida salimos, pies en polvorosa, de ese horrible lugar.

Pero no creáis, la mala suerte todavía continuó en casa, porque al llegar a allí, mami trató de engañarme una vez más haciéndome tragar una maloliente y enorme pastilla junto con una sabrosa galleta. Yo lo noté enseguida y la escupí, dos veces lo intentó y dos veces comí la galleta y escupí la pastilla. ¿Es qué no era suficiente con la inyección?. La tercera vez no tuve opción, mamá me cerró la boca con sus fuerte manos -estuve pensando muy mucho si morderla por ello-, y hasta que no tragué la susodicha pastilla no me dejó ir a mi cama.

Ahora mismo sigo un poco triste, incluso las caricias de papá, que también debía saber algo, no me sirven para ponerme contento. Mi estómago se revela y estoy todo dolorido... espero que mañana sea otro día y me recupere...

Así que Yogui se despide un poco triste y malito esperando que todo esto solo haya sido un mal sueño. Besos a tod@s.  

domingo, 20 de abril de 2008

Yorkshires...

¡Menudo Domingo!. Si, hola a tod@s... Los que estuvisteis no hace falta que os lo cuente, pero para que los demás se enteren lo bien que lo pasamos y lo que se pierden por hacerse los remolones, no madrugar o dormir la siesta, ahí va el relato de lo que hasta ahora ha sido un domingo GUAUUUU.

Esta vez papi no madrugó. No se si lo hizo a propósito o es porque le falla ese reloj interno del que os hablé ayer. A pesar de ello no nos perdimos la fiesta porque atajamos y dimos un paseo corto antes de llegar al parque. Estaba envuelto en una ligera niebla y apenas se veía quién podría estar ya allí. Nos acercamos todo lo deprisa que me permiten mis cortas patitas para llevarme una más que agradable sorpresa. Salvo Mimo, estaban Peque y Toy jugando con Otto. No esperé más para unirme al pequeño grupo. Fue llegar yo y comenzar a aparecer muchos más amigos. Primero llegó Coco, luego un nuevo amiguito Yorkshire llamado Paul. Muy tímido al principio, pero muy juguetón después. Al poco tiempo apareció Astur... y aquello se convirtió en un regimiento de Yorkshires y Golden Retriever conmigo como el convidado de piedra. Estuvimos jugando con Paul para que se convenciera que somos buenos chicos y se anime a bajar alguna que otra vez mas al parque. También se acercaron Selva, que seguía con su pelota y sin hacernos caso, por lo que el pobre Coco se tuvo que ir -ya sabéis que pierde un poco su carácter bonachón cuando ve un juguete, los quiere todos para él-, y Duna, que también fue inmune a mis encantos perrunovaroniles y se largó a pasear a otro lugar sin darnos tiempo a intimar.

Para que conozcáis a Paul os dejo el enlace a las fotos... hacer clic sobre la foto:

Al volver para mi casa aún tuve tiempo de saludar a mi vecina Pipa, que estaba paseando por un triángulo verde que hay en la esquina. y para ver a otro Yorkshire que caminaba en la acera de enfrente y al que no pude saludar por mucho mas que intenté zafarme de la correa que sujetaba papá. Otro día, si le veo, le diré que se baje al parque a jugar con nosotros.

Al despedirnos por la mañana quedamos en vernos por la tarde... Papá se dio cuenta que yo estaba nervioso y se preparó para sacarme un poco antes de lo normal. Estuvo dudando un rato porque llovía. Pero yo estaba tan ansioso por salir que se decidió a hacerlo. Carlos, que vino con nosotros, nos entretuvo un poquito porque no se decidía a acompañarnos, pero al final lo pasó también como nosotros.

De camino al parque saludamos un poquito a Atila, que se retiraba por culpa de la lluvia, pero que nos dijo que nos esperaban en donde siempre. Hacia allí fuimos todo lo deprisa que pudimos con el temor de que la lluvia les hiciese desistir pero el tiempo nos hizo un ligero favor porque dejó de llover y así conocí al alma gemela de Golfo. Se llama Byron y es clavadito a él, tan parecidos son que si no es por los collares que llevaban -también por su olor, pero en las fotos no se puede oler nada-, no les distinguíamos bien. También estaban Peque y Toy, pero esta vez les acompañaba Mimo, que hizo muy buenas migas con Carlos y le pidió que le acariciara un poquito.. Otto estaba jugando con una pelota y no nos hacía mucho caso salvo cuando Byron se la cogía, siguiéndonos entonces.

Cuando lo estábamos pasando más que Guaauuu -incluyendo un leve rebozado en el agua embarrada- empezó a llover con fuerza. Como parecía que esta vez no iba a parar se disolvió el grupo, nosotros marchamos dando un leve rodeo para alargar el paseo mientras acompañábamos a la feliz familia de Yorkshires. Toy fue un poco travieso esta vez, no quiso que nadie le cogiese, se sentía muy mayor y quería ir como Carlos, sin correa que le atase. Ni siquiera ofreciéndole chuches lograron cogerle. Cerca del último parque dejó de llover, por lo que decidimos jugar un poco allí. Nos metimos debajo de un árbol, para escondernos y atacar a todo el que osase pasar a nuestro lado... pero aunque nuestro escondite no fue descubierto todos salimos de el para comer unas galletitas. Nos habían engañado una vez mas, pero esta vez creo que fue por nuestro bien porque a lo lejos pasaba un Pitbull. Aunque iba atado es un perro que ya de cachorro me dio algún susto y el dueño, aunque asegura que no es malo, lo coge por precaución. De todas formas lo llevan sin bozal y si nos hubiésemos acercado seguro que podría habernos mordido. Me alegra que nos hayan sujetado porque eso significa que nuestros dueños nos quieren y nos protegen.

Ahí debajo está el enlace a las fotos, espero que os gusten:

 

Bueno, realmente pasaron muchas cosas mas pero, aparte de las cosas íntimas que no os cuento, tampoco quiero ser un pesado contándolo absolutamente todo porque os cansaría. Así que eso es todo por el momento. Ya sabéis, sed buenos si podéis y besitos perrunos de Yogui que os quiere a tod@s.

sábado, 19 de abril de 2008

Nano y Selva

Hola a tod@s . Hoy es sábado y ahora está lloviendo...¡Qué rabia!. De todas formas no ha sido un mal día.

Papá se levantó más temprano de lo que es costumbre. Creo que está tan obsesionado con que yo le despierte que su reloj interno le hace levantarse incluso cuando yo aún estoy soñando en mi camita con el cielo de los perritos. Así que hoy me encontró bastante dormido cuando abrió la puerta de mi habitación... Menos mal que tengo un buen despertar, como él, y enseguida comencé a mover el rabo y a pedir unas caricias-cosquillas, que siempre me ayudan a levantarme de la cama mientras me desperezo.

Como era tan temprano quiso desayunar, pero al final le convencí con unos gemiditos para que lo dejase para la vuelta. Y allí nos fuimos los dos hacia el frío amanecer...

Por la calle no había casi nadie. Incluso Tola estaba dormida, no me olió y no salió a saludarme. Yo tampoco quise despertarla con unos ladriditos de enamorado porque hubieran despertado a todo el vecindario y luego me cogerían manía.

Al llegar al parque... Tampoco había nadie, pero a mitad del paseo me di la vuelta porque oía un ruido de pasos perrunos corriendo en el agua. Es normal que haya mucha agua con la que ha caído estos últimos días, sobre todo en la parte superior del parque, que no drena bien y ahora parece más una piscina que césped.

Al volver la cabeza vi a mi amigo Nano -el Beagle-, que se lo estaba pasando de lo lindo corriendo por el agua y salpicándolo todo. Me entraron tantas ganas de hacer lo mismo que no me lo pensé dos veces y le imité mientras iba a reunirme con él. Por mucho que papi me grito y llamó no le hice caso, pero tampoco se enfadó conmigo. Así que una vez ya mojado hasta la cabeza me dejaron seguir divirtiéndome con Nano mientras hacíamos carreras por el agua embarrada...Imaginaros como nos pusimos. Cuando lograron que saliéramos de la zona acuática y para ir hacia la parte más seca del parque encontramos a Selva, una preciosa perrita Fox Terrier muy tímida. Estaba jugando con su pelota. Nos saludamos pero enseguida se cansó de nosotros. Nosotros la seguíamos mientras ella corría detrás de su pelota. Así subimos y bajamos las terrazas del parque una docena de veces sino fueron más... pero ella seguía ignorándonos, solo tenía ojos para su maldita pelota.

Nano se acabó marchando porque estaba un poco cansando y nadie le hacía caso. Yo aún intenté que Selva se uniera a nuestro juego, pero por mucho que ladraba y le suplicaba que jugásemos juntos no lo conseguí. Incluso se enfadó ligeramente por mi insistencia...Debe ser que no le agrado demasiado. Se acabo marchando cansada y sin dirigirme ningún ladrido afectuoso, otra vez será.

Os dejo las fotos que hizo papi:

Nano y Selva

 

Cuando estaba realmente solo y mojado empecé a tiritar de frío. papá me secó un poco como pudo, con unos papeles de bolsillo que creo que llaman Kleenex. Y cuando ya no aguantaba mas llegaron Coco y Otto. Jugamos un ratito solamente porque yo estaba demasiado aterido de frío y quería volver a casa. Papá tardó un rato largo en darse cuenta de la situación, así que al final volvimos a casa acompañando a Coco. Menos mal al llegar a casa mamá me dio un baño calentito para entrar en calor y quitar todo el barro que tenía en el pelo... fue un baño muy relajante y agradable y, si habéis visto las fotos, se me ven los ojos azules de lo bueno que estaba -y estoy- siendo. Si, no os sorprendáis, los perritos buenos tenemos los ojos azules en las fotos.

La tarde fue un poquito aburrida. Peque y Toy se marchaban a lo lejos cuando estábamos cerca del parque. Papi se dio cuenta de ello a pesar de que no ve bien en la distancia y les llamó por teléfono para que al menos jugásemos unos minutos. Se volvieron y en ese momento también apareció el gruñón de Trisqui. Estuvimos más pendientes de las chuches que llevaban papi y el dueño de Trisqui que de jugar. Nos pusimos las botas entre los cuatro, fue una buena merienda campestre bajo una escasa lluvia. Luego me entraron las ganas de jugar un poco con Toy, pero solo unas breves carreras...hacía mucho frío y preferimos volver a casa después de ver como Trisqui se rebozaba en el barro; él también tendría que darse un baño al llegar a casa.

En el paseo de vuelta vimos a Otto y a punto estuvimos de volver al parque otra vez, pero estaba lloviendo un poco fuerte y no teníamos nuestros abrigos. Temblábamos y tras despedirnos de Otto -que ni siquiera se bajó del coche- seguimos nuestro camino. Todavía encontramos a Lana que se puso muy contento de vernos... unos saluditos a lo perro y otra vez a reemprender la vuelta a casa, pero esta vez ya sin interrupciones.

Estoy deseando que ya sea mañana para poder veros a tod@s otra vez...

Besitos perrunos... Sed buenos si podéis y ¡Hasta mañana!

Yogui I.

miércoles, 16 de abril de 2008

Peluche y Tommy

Hola una vez más amig@s.

Por aquí las cosas van bastante bien. Parece que me han perdonado mis últimas trastadas ya que no solo me dan muchos mimos, que me gustan enormemente aunque sin pasarse, sino que además me han comprado una correa para mis paseos mucho más larga que la anterior con lo que la sensación de libertad que tengo es enorme, a veces creo que estoy realmente solo y de excursión perruna. Pero además también me han regalado un peluche-mascota. Es un poco raro ya que tiene un enorme cuello y unos colores que hasta ahora no he visto en ningún otro animal de nuestra especie -los que sois perritos como yo, se entiende-, pero tiene cuatro patas y rabo y boca... Creo que la voy a llamar Cuellilargo. No es una mascota de muy buena calidad porque no resistió mis primeros envites y ya no tiene ojos para ver, pero como aún le queda la nariz... Os la presento:

DSC03698

DSC03697

Cuellilargo tiene una forma que  me recuerda a un gran animal que existe por ahí, cuando lo sepa os lo diré. De momento duerme conmigo para que no se enfríe y coja catarro, pero cuando sea mayor le haré una cama para ella sola.

Pues a parte de esto tengo un nuevo amiguito. Papá no ha hecho fotos de él porque no le conoce todavía. Se llama Tommy -creo que se escribe así- y vive muy cerca del parque, en una mansión perruna. Aún es un poco joven por lo que aprovecho para que me conozca, se haga muy amigo mío y me respete un poquito, porque cuando crezca me querrá dominar -seguro que lo hará-, y como será mas grande que yo no tendré opción, o me peleo con él o me dejo dominar.

Tommy es de raza Beagle, como mi prima Cala. Espero que no se escape muy a menudo a buscar conejos porque parece ser que su único objetivo en la vida es comer y correr detrás de conejos y zorritos.... Bueno, Zipi se pasa casi todo el día persiguiendo pajaritos y no es mal tipo, o sea que Tommy puede que sea como un nuevo Zipi.

Estoy deseando que venga el fin de semana. Hoy hizo un día estupendo. Hubiera sido ideal para jugar y tomar el sol en el parque con todos vosotr@s, pero como nuestros horarios son distintos habrá que esperar al sábado para presentaros a Tommy y jugar todos un poquito.

Besitos perrunos de vuestro amigo Yogui... y sed buenos si podéis.

domingo, 13 de abril de 2008

Mojados

Saludos otra vez... Hoy no ha sido un buen día, todo lo contrario que el de ayer. En primer lugar deciros que ayer corrí tanto y lo pasé también con tod@s que no noté nada hasta llegar a casa, si claro que estaba cansado pero no es eso. Veréis, cuando corro mucho mi patita, la torcida, se resiente un pelín y comienzo a cojear un poquito. Felizmente ya me pasó... se curó sola por la noche. De todas formas estoy hecho un auténtico cromo, la patita por un lado, el colmillo -que me da un aire demasiado fiero- y la hernia umbilical por el otro...¿Cómo voy a ligar con estas pintas?... Por eso hoy estaba dispuesto a pelearme con Peque si le veía. ¿Cómo se le ocurre a él, que es tan apuesto, intentar quitarme  a Tola? Estaba de tan mal humor que ya por la mañana me escapé un ratito del parque para ver si le olía y me peleaba con él, pero papi llegó demasiado pronto y me riñó un poquitín. Creo que aprendí la lección porque luego estuve tranquilo el resto del paseo, aunque bien es cierto que estuve atado todo ese tiempo.

Coco, también estuvo castigado a mi lado porque tuvo un ligero enredo con Zipi por una chuche de nada. Ya sabéis como se pone con lo que considera que es suyo. Después le pidió perdón y se dieron unos cuantos lametones, de los que nos damos entre los amigotes se entiende.

Al volver a casa, aún estaba rumiando mi pequeña venganza contra Peque, y la tomé un poco con Carlos que no me dejaba dormir y yo hoy no estaba precisamente para caricias y juegos. No le mordí, solo le reñí, pero como papá estaba delante se enfadó muchísimo y me castigo. Creí que casi me llevaba al veterinario en ese mismo momento. Me arrepentí mucho, solo quería que Carlos me dejase con mis penas. Luego les pedí perdón con muchos besitos y parece que me perdonaron porque me acariciaron un poquito. Después entré un poco en la red y vi lo que había escrito Jon... "La risa". Me fui calmando un poquito... Además no hay nada como el paso del tiempo y meditar un poco para que se nos pasen los males, pero si luego además coincide que ves a tu amigo -enemigo sólo en el amor por Tola- en la calle, totalmente empapado por la lluvia -yo también tenía una pinta parecida o peor-, solo me quedaba reírme con él y jugar un poquito y con su hermano Toy... ¡Qué razón tiene Jon!, enseguida se me pasó todo el rencor, y a papá se le olvidó todo el enfado, y como dicen algunos humanos borrón y cuenta nueva, aunque con una amistad así la cuenta no sea nueva del todo, hay demasiado en el haber como para partir de cero otra vez. Os dejo las fotos para que vosotros, y ellos también, os podáis reír un poco.

Toy Peque

No sé si les veré hoy por la noche, en que papi me ha dicho que me volvería a sacar a pasear un ratito en compensación por el poco tiempo que estuvimos durante la tarde, pero si les veo espero que no les haya parecido mal dejarles tan "mojados" en la red.

Lametones para tod@s y  sed buenos si podéis.

sábado, 12 de abril de 2008

Por fin sin lluvia

Por fin llegó el fin de semana, bueno el sábado, y por fin dejó de llover y pudimos salir al parque a divertirnos, pero antes 2 cositas:

La primera es que papi y mami se pusieron un pelín nerviosos porque empezaron a caerme unas gotitas rojas por donde se hace pipi. A mi no me dolía ni me escocía. Fueron ellos los que lo vieron y casi estuvieron a punto de llevarme al veterinario. Menos mal que a la noche ya habían desaparecido, las gotitas, y se calmaron un poco. La verdad es que no me hubiera gustado nada ir a ese sitio.

La segunda es que me he enterado -ayer al salir con mami me lo contaron- que Zipi se cela un  poquito de mi, y que cuando sus amos quieren que les haga caso solo tienen que pronunciar mi nombre y decir que soy muy guapo y bueno para que Zipi acuda presuroso a recibir y dar caricias. Zipi, no les hagas mucho caso y no te lo tomes a mal, que las caricias de tus amos son solamente para ti y nadie mas, ¿entendiste?.

Hechas estas dos aclaraciones paso a relataros la mañana del sábado... paseando, paseando resulta que esta vez el primero que llegó al parque fue Coco. Nosotros le seguíamos por detrás, pero solo le alcanzamos al llegar al parque. Jugamos un poquito hasta que apareció Otto... bueno, he de deciros que antes llevé un par de azotes porque crucé la carretera y me escapé, pero es que había un olor que me impulsaba a seguirlo, y ya sabéis que los instintos ¡son tan difíciles de reprimir...!. Papi solo hizo fotos de Coco.

 

Ya por la tarde la cosa guauuu, aún mejor, estuvimos todos y ligamos, bueno, realmente ligaron Otto y Teo mientras que yo me quedaba acompañando a Alana. Realmente fue una tarde genial y si no fuera por las chicas que provocaron un ligero malentendido entre Otto y Teo. En cuanto a los Yorkshires se de buena tinta que nos evitaron y se marcharon a ver a Tola... Cuando vea a Peque ya tendré unas palabritas con él, que a los amigos no se les deben levantar las novias. De todas formas creo que fue peor para ellos porque dejaron de conocer a Lola, de quién se prendó Teo, y Pati, que ligó con Otto. Yo me tuve que conformar con jugar con unos y con otros cuando podía pero también tuve mi oportunidad con otra perrita que llegó a última hora, pero se fue tan rápido que no pudimos intercambiar nuestros e-mails.

Lola y Pati son hermanas, aunque no lo parezcan y esperamos poder verlas más a menudo por este nuestro lugar de reunión....estoy pensando en organizar un botellón perruno un día de estos, seguro que lo pasaremos muy bien. Os dejo las fotos.

 

Besitos y Hasta maña... Sed buenos si podéis.

miércoles, 9 de abril de 2008

Novias y frío

Saludos perrunos amiguitos...
Estamos a mitad de semana, y como esto no pare creo que mis amigos Jon, Otto o Coco -los más nadadores según creo- me tendrán que enseñar a nadar porque tengo empapados todos los huesitos, y eso que mis papis me ponen el abrigo -que odio- que compraron para protejerme de la lluvia y del frío, pero éste me deja gran parte de las patas traseras y toda la cabeza al descubierto, y cuando me agacho para olfatear se me levanta y me mojo todo. Además, aunque quita algo de frío creo que necesito algo más. Soy un perrito de pelo corto, y delgadito, casi sin grasa que me proteja de las frío de estos días, y el abrigo tiene unos recobecos por los que entra el aire y si no me muevo comienzo a tiritar. Así que hoy, cuando me sacaron a pasear mientras nos dirigíamos al colegio para ir a buscar a Carlos, mientras andaba, olfateaba y saludaba algún coleguita que encontraba por el camino no pasaba nada, pero al estar esperando a Carlos, que hoy tardó mas de la cuenta en salir, empezó a entrarme una tiritona que papi creyó que tendría que cogerme en cuello para darme un poco de calor... pero yo , que ya sabéis lo valiente que soy, rehusé y seguí al pié del cañón. Menos mal que al llegar a casita papi cogió una toalla y me secó y resecó, e incluso me dió un buen masaje, para que entrara en calor. Espero no coger una neumonía un día de estos.
El otro tema son las novias. Mi amigo Jon -espero no te moleste si lees esto- está como yo, es decir libre y sin compromiso -en realidad todos mis amigos están así-. No es que seamos muy feos, al menos él no lo es, pero es que esto de las chicas no se nos da nada bien. Yo creo que realmente tengo un gafe con ellas, y me explico.
Mi primer amor, el que más huella me marcó, Nina, está ausente. No se si aún continua en el barrio, pero hace tanto tiempo que no nos vemos -la razón de la ruptura de nuestro compromiso perruno- que si algún día la veo por la calle puede que ni siquiera la reconozca.
Después conocí a Lola, demasiado mayor para mi. Se comportaba como una mamá conmigo y eso no era lo que yo quería. Seguimos sinedo amigos... como con Luna, mi siguiente intento con una perrita, pero solo me quiere como un amigo más y para jugar; de hecho yo le sirvo, cuando nos vemos, de salto de obstáculos, ya que siempre comienza a correr y saltar por encima de mi -yo me agacho un poquito para que no tropiece, que lo galante no quita lo valiente- y a eso se reduce nuestra relacción. También hubo otras breves relacciónes pero muy efímeras, tanto, que ya casi no me acuerdo de sus nombres y que, como véis, tampoco llegaron a nada.
Luego está Tola, que no se que mal habrá hecho para que la encierren de esa manera. Como veo que nuestro noviazgo va a ser imposible -a pesar de los intentos de Peque se que ella me quería a mi-, he decidido comenzar a olvidarla para que no sufra mi pequeño corazón.
En cuanto a Lala... Está en la misma situación que Tola, pero además es mucho más grande que yo. Quizás para Otto o Jon si no fuera por su encierro.
Y mi último ligue, Alana apenás quiere saber de noviazgos. Muchas veces la encuentro rara. Siento que hay algo que no me quiere contar y que nuestra relacción es imposible, que no tendría futuro.
Así que, como os he contado, debo de tener un gafe con las hembras de mi especie y no se si me retiraré a una vida monástica a partir de ahora.
Jon y yo os agradeceríamos, si encontráis unas novias para nosostros, nos dieráis sus direcciones para cartearnos con ellas y ver si la cosa puede llegar a algo más íntimo.
Besitos a todos de Yogui y sed buenos si podéis.

Pd: papá se recuperó de las heridas que le causé y ya me dijo que no me guarda rencor, pero que no lo vuelva a hacer y que debo controlar mi genio.

domingo, 6 de abril de 2008

Una bonita mañana de Domingo

Hola otra vez, ¿Cómo estáis?

Yo, exceptuando por el frío que pasé esta tarde, no me puedo quejar... bueno si, algo puedo porque el paseo de la tarde duró muy poquito y por lo que pasó con Tola. Todo relato comienza por un principio y es, como ya suponéis, el paseo de la mañana. Hoy era un día raro, había muchos humanos montados en esas extrañas máquinas que andan muy rápido pero sin hacer apenas ruido y que ellos llaman bicicletas. Hasta el momento yo solo había visto a los niños montar en ellas y, la verdad, no lo hacían demasiado bien, pero los que he visto hoy eran todos papás, o eso me parecía, y corrían mucho. Parece ser que se divierten haciendo carreras entre ellos, casi como nosotros, porque ellos siempre tienen un ganador y nosotros solo nos divertimos corriendo y persiguiéndonos sin buscar dominar a nadie, solamente corremos por el placer de correr. El caso es que nos tenían cortado el acceso al parque y tuvimos que dar un pequeño rodeo. Desvío que me sirvió para ir directamente hasta casa de mi amiga (¿novia?) Tola. La noté triste, bueno, estaba alegre cuando me vio, pero se que está triste porque su casa es ahora como una verdadera prisión, no hay ningún sitio por el que escabullirse por lo que no pudimos jugar. Solamente pudimos saludarnos a través de las rejas. A parte de un ligero besito en su pata -ver la foto-, solamente pude acompañarla en su pesar por estar prisionera. Espero que algún día su condena termine y la saquen de esa terrible prisión... Pero si esta dura mucho, creo que algún día la ayudaré a escapar construyendo un agujero por debajo de la valla que ahora nos separa.

Como no podía hacer nada por Tola, muy a mi pesar, continué mi paseo azuzado por papi en dirección al parque. Primero llegó Otto y luego un pequeño perrito negro llamado Frato y que congenió bastante bien con Coco, el último en llegar. Jugamos, yo estaba aún un poco triste y no me moví mucho, y lo pasamos bastante bien, sobre todo por las chuches que llevó papá. Creo que nos malcría pero yo no le voy a decir nada no vaya a ser que nos quite las chuces perrunas para siempre.

Con respecto a Frato os diré que es casi de mi edad aunque más alto. Al parecer es de raza Pastor vasco, aunque no están muy seguros porque es un perro que salvaron de una muerte segura. Su dueña se lo encontró, cuando aún era un cachorrito, en la carretera, abandonado. Debió de pasarlo muy mal cuando eso ocurrió y me reafirmo en que algunas personas no deberían tener perros, incluso diría más, debería estarles prohibido que se acercaran a nosotros no fuera a ser que nos mordieran.

Por cierto, ayer buscando por el ciberespacio encontré un blog de un perrito que hace unos reportajes maravillosos, al menos eso me parece, he puesto el enlace a su página al lado de la de Lincoln y de la de mi papi. Se llama Jon, "el reporperro". Echar un vistazo a su blog que seguro que os gustara.

Papi no hizo fotos por la tarde porque el tiempo cambió de repente. Se puso oscuro y hacía muchísimo frío, así que apenas jugué un poquito con Otto y con los Yorkshires. Aunque ´Trisqui, el malhumorado, estuvo, no se acercó para saludarnos. Quizás por la presencia de Otto, con el que que no se lleva bien. Aunque Toy y Peque si fueron a darle una visita de cortesía. Se marchó enseguida. Cuando ya temblábamos por el frío apareció el primo de Otto, Dreguen. Esta vez fui yo a saludarle, pero estaba tan ensimismado jugando con su acompañante que enseguida regresé con papi y, junto con la familia feliz, regresamos a casa por el camino largo.

Cuando estaba llegando, los Yorkshire ya se habían separado, apareció la joven Boxer Miho. Vino a saludarme, quería jugar conmigo y yo con ella, pero el frío me hizo ser prudente y regresar a casa sin protestar mucho. Otro día seguro que podremos jugar mucho más.

Bueno, como siempre, si pincháis en la foto de abajo veréis las otras.

 

Lametones pequeñitos de Yogui. Cuidaros y, como siempre, sed buenos si podéis.

sábado, 5 de abril de 2008

Ya es primavera

Hola amigos, hoy ha sido un sábado estupendo, lo he pasado realmente...¡GUAUUUUU!, como decimos nosotros los perros.

Por la mañana la cosa estuvo tranquila. Creo que era por culpa de la niebla, que hacía que el frío se nos metiera por los huesitos, que solo nos reunimos unos pocos en el parque. Al final, entre los de siempre, estuvimos Zipi, Coco, Otto y yo.  Jugamos entre la niebla y estuvimos durante mucho tiempo, tanto que hasta nos dimos una escapadita para saludar a la pobre Lala. De todas formas se que también estuvieron, pero dando rodeos por los alrededores, mis buenos amigos Peque, Toy y Mimo. Pero la novedad de la mañana estuvo en Brugner -creo que se escribe así-, que es un perrito Schnauzer, pero no sabría deciros si es mediano o enano aunque creo que estaba mas cerca de lo segundo que de lo primero. No jugamos demasiado con él porque es de los que gruñen, y como nunca sabes si lo hacen porque están enfadados o contentos es mucho mejor no acercarse demasiado no vaya a ser que nos cayese algún mordisco y acabásemos peleándonos entre nosotros.... ¡y con la fama que estoy cogiendo esta primavera!. Bueno, ahí van las fotos de la mañana, que no son muchas por la ya mencionada niebla, y tengo que disculpar a papi porque no hizo fotos a Brugner.

 
La tarde fue otra historia, esta vez si que montamos una auténtica jauría perruna, pero de buenos coleguitas. Si, es cierto que hubo algún que otro ladrido a destiempo, sobre todo mío y por el que me castigaron durante unos minutos hasta que me calmé y me dejaron otra vez jugar con los demás, pero en general todo transcurrió de una forma alegremente perruna. Para no cansaros mucho, sobre todo a los que estuvisteis allí, solamente destacar casi de forma telegráfica los hechos más importantes:
-Llegada de casi todo el grupo a la vez y a jugar.
-Conocemos a Billi que estaba esperando en el parque. Es casi igual que Coco. ¿Serán hermanos?
-Llegada de Helios con bozal. Ese perro cada vez me da más miedo, y también a papi. Iba suelto y se enfrentó con el pobre de Billi, que a pesar de lo buenazo que es, se defendió como pudo. ¿Sigo sin entender por qué a los humanos no les hacen pasar un examen antes de saber si pueden adoptarnos?. Y lo digo por que la dueña de Helios estaba tan campante con su perro suelto por el parque, y a pesar de la pelea siguió por los alrededores. Debe de creer que por llevar bozal su perro es seguro y que puede campar por cualquier sitio, igual que ella.
-Llegada de Alana, la única hembra de la jauría y por tanto la jefa del clan.
-Todos a jugar. Pelotas. Carreras. Yo agobio a Alana. Me castigan unos minutos. El pobre Otto sufre un castigo simbólico junto a mi -un niño se pone a jugar al balón cerca de nosotros y su dueño prefiere atarle para que no vaya a por la pelota y asuste al niño, a su padre y tener un disgusto-.
-Vuelvo a estar libre y aparece Bruno. Otro Schnauzer. Esta tierra se está llenando de Schnauzers, de Goldens Retriever y de Yorkshires. ¿Tendremos que emigrar los demás?. Solo faltan Astur -hace mucho que no le vemos-,Teo y Coco para que nos dominen a nosotros, los mestizos.
-Es tarde. Casi tres horas jugando y corriendo. Vuelta a casa.
-Ved las fotos y disfrutarlas.
 
 
Sed buenos si podéis y muchos besitos de vuestro amigo Yogui.
Pd: ¿Os acordáis de mi amigo Lincoln?. Pues ha vuelto a ser papá otra vez. Ahora si que tengo un gran lío en mi pequeña cabecita. ¿Cómo es posible ser papá de cachorritos de dos gatitas distintas?. Además, si las mamás son madre e hija, sus hijos son hermanos y tíos-sobrinos a la vez. ¿No es todo esto un lío? No me extraña que al pobre Lincoln le haya visitado el malvado "Veter Inario" -ya me entendéis-. 
Related Posts with Thumbnails

Greenpeace