¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

sábado, 2 de febrero de 2008

Cuentos

¡Uf, qué tarde es! Me he escapado un momento, y como aún no tengo sueño, voy a escribiros lo que me pasó estos últimos días.

La semana fue bastante monótona. Cada vez que papá me despierta a esas horas intempestivas comienzo a tiritar, y es que no os hacéis a la idea del frío que hace cuando aún no ha amanecido. Menos mal que tengo ese espantoso abrigo que algo me calienta. Luego me abandonan durante casi toda la mañana hasta que llegan a la hora de comer... bueno, estas cosas ya las sabéis y son demasiado aburridas. Lo bueno fue que Carlos -mi hermanito- acabó y me dedicó un cuento. Me gustó mucho, pero me pidió encarecidamente que no lo pusiera en el blog, por lo que solamente veréis la portada del cuento:DSC02497

Si lo leyeráis estoy seguro que os gustaría tanto como me gustó a mi. Solo os voy a contar un poquitín del argumento: Se trata de la historia de las Arpías, y como una de ellas -que era muy buena- consiguió el perdón para todas las demás. Tiene un final un poco triste y con moraleja. Espero que algún día me de la autorización para ponerlo aquí y que lo podáis leer.

Por otra parte hoy Carlos y sus amigos fueron al colegio por la tarde porque había una fiesta de disfraces. Creo que el nombre concreto es Carnaval, y lo bueno es que estaremos juntos hasta el miércoles. Yo pensé que si me disfrazaba de ser humano y caminaba con las dos patitas de atrás me dejarían asistir a la fiesta, pero no fue posible. Me probé unas gafas de sol pera que mi cara no se reconociese pero con este tiempo no veía nada. Intenté con un abrigo, con guantes... todo demasiado grande. ¡No hay nada hecho a mi medida! Es un fastidio tener que quedarse en casa cuando todos salen a divertirse.

Carlos iba disfrazado con un traje verde, con sombrero verde, zapatos verdes, y un arco y unas flechas. Creo que el arco y las flechas fueron la admiración del colegio, todos querían disparar las flechas. Menos mal que eran de juguete. Mamá sacó algunas fotografías pero estaban todas mal por lo que no puedo enseñaros como de bien se lo pasaron todos los niños del cole. El personaje que representaba Carlos se llamaba Robín Hood... Justo cuando me dijeron el nombre me acordé de un bonita historia que me contaba mi verdadera mamá para dormirme, era la historia de "Perrín Hood". Este era todo un can, guapo, valiente y aguerrido, diríase que nunca tenía miedo y luchaba con sus amigos para favorecer a los pobres perritos de las injusticias de algunos humanos.

Vivía en tiempos del rey Yogui I, justo cuando este abandonó su reino para buscar a su amada reina Nina, tener algunas aventuras para poder contar a sus amigotes y conquistar nuevas tierras para sus dominios. Entonces, el malvado hermano del rey -Bruno I el gruñón- usurpó el trono y se hizo con el poder y comenzó a maltratar a todos los animales. Un malvado compinche suyo llamado Sheriff "Veter Inario", que tenía cierta predilección por torturar a todos los que caían en su poder -a unos les clavaba agujas y les inyectaba venenos, a otros les hacía unas cosas horribles para que se volvieran mansos y no pudieran tener hijitos, etc.- le ayudaba en sus fechorías. Solamente Perrín Hood y sus amigos se dieron cuenta y se escondieron en lo mas profundo del bosque del Monte Cerrao y allí, todos juntos, planeaban la manera de devolver el trono al bueno del Rey Yogui I del que no se sabía nada de nada desde hacía mucho tiempo. Entre los amigos de Perrín Hood estaban el famoso Pequeño Otto -que de pequeño tenía poco- y el Hermano Coco -que ya había sufrido las torturas del famoso Veter Iinario y estaba dispuesto a cualquier cosa con tal de que ningún otro animal cayera en sus manos-. Pero las huestes de aquellos proscritos eran muchos más, estaban el fiero y fiel Teo, el mejor guardaespaldas que jamás tuvo Perrín Hood, y los famosísimos Yorkshires de Monte Cerrao -Toy, Mimo, Peque y el sabio Astur- además de Patán, Lúa, Pancho, Atila y muchos otros. Desde el bosque Perrín Hood y sus amigos acechaban a los carros con provisiones de huesos que iban dirigidas al castillo del malvado Bruno I. Los saqueaban y repartían el botín entre los pobres perritos abandonados y huérfanos que subsistían por los alrededores. Esto enfurecía tremendamente al impostor y al Sheriff Veter Iinario. Impusieron castigos a todos los que supusieron que habían recibido algún hueso de Perrín Hood o de sus amigos. Torturas como quitarles las uñas de sus patas, raparles el pelo para dejarles sin protección frente al frío del crudo invierno, obligarles a tomar prolongados baños de aguas jabonosas... Cada tortura era peor que la anterior y todos tenían tanto miedo que solo el hambre les hacía ser imprudentes y seguir apoyando a Perrín Hood en su lucha contra el malvado Bruno I.

Perrín Hood estaba locamente enamorado de Lady Luna, una monísima dama de la alta sociedad de aquella época y pariente lejana del rey. Esta preciosa dama estaba recluida en el castillo que Bruno I tenía en Monte Cerrao e iban a obligarla a casarse con el malvado usurpador del reino. Cuando se enteró de tamaña fechoría Perrín Hood decidió que debían asaltar el castillo para liberar a su dama aunque ello les costase la libertad, o lo que es peor aún, la vida.

No os voy a relatar lo dura que fue la batalla. las muchas y heroicas acciones que todos realizaron. Solamente deciros que el amor es la mayor fuerza que mueve el mundo de los perritos y que, por tanto, Perrín Hood salió vencedor del combate. Al vencer al malvado Bruno todos se alegraron porque la tiranía se había acabado, el malvado Bruno -que tenía preso a su hermano Yogui I- estaba acabado. Cuando fueron a meterlo en las mazmorras del castillo para que no volviese a realizar ninguna fechoría se encontraron al buen rey Yogui I preso en ellas. Yogui I fue liberado y recuperó el reino perdido. A partir de ese momento comprendió que un rey no debe abandonar a su pueblo para correr aventuras y se dedico a gobernar en paz con su amada Reina Nina de Monte Cerrao.

¿Os ha gustado el cuento? Está un poco resumido, es lo poco que me acuerdo de cómo a mi me lo contaban... Se que había muchas aventuras y quizás alguno de vosotros sepa alguna de ellas y se anime a ponerlas aquí.

Besitos Yogui...Buenas noches y sed buenos (si podéis)

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace