¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

domingo, 2 de marzo de 2008

Peleas

Bueno, ya estoy en casa y... me toca escribir un poco después de la semana tan perezosa que he tenido. Veréis, el tiempo es el que es y el que todos vosotros habéis padecido. Frío por la mañana, sobre todo con la niebla de hoy, y calor al sol, aunque hoy no tanto como ayer gracias al viento frío del norte que soplaba ligero pero sin pausa. Así que no nos vamos a enrollar mucho hablando de la meteorología, que se que lo que os apetece es saber de mis aventuras, algunas son también las vuestras, y desventuras, estas solamente mías.

El sábado comenzó el día bastante bien. Jugué con Nano y con Nano, con Otto y con Coco. No estuvimos mucho tiempo juntos por eso del que papá se tiene que ir a desayunar, que si es tarde, que si hace frío (otra vez el tiempo a colación), pero estuvo bien mientras duró. Solo destacar que Coco estaba especialmente juguetón, pero a su manera. Os explico, entre carrera y carrera se echaba en la fría hierba, gracias a esa enorme mata de pelo que le acompaña no siento ni el frío ni la humedad del suelo, se ponía de espaldas y con las cuatro patas en el aire dejaba que todos le oliéramos. De repente le entraba el nervio, se levantaba rápidamente y a correr otra vez. Vamos, que hizo ejercicio para todo el fin de semana y el próximo, aunque creo que lo necesita porque pienso que está engordando un poquito y no le conviene.

Por la tarde no estaban mis amiguitos los Yorkshires, pero apareció Trisqui, el gruñón, aunque esta vez él se portó ejemplarmente. También estaba Patán y Pollock. Así estábamos los cuatro a nuestras cosas cuándo, de repente, vimos acercándose a pleno galope al alma gemela de Coco. No, no era Otto sino Lala. Una perrita Golden Retriever que es como la gota gemela de agua de Coco. Comenzó jugando con Pollock, pero después se acercó a nosotros y... ¿Habéis visto alguna vez una verdadera pelea entre perros?. Pues la hubo, y no entre nosotros por los favores de la bonita dama, sino entre Patán y Lala. No se muy bien el por qué, pero ya es la segunda vez que veo a Patán pelearse con una chica, y eso no dice nada bueno de él, aunque pienso que él no tiene toda la culpa ya que al faltarle lo que le falta ellas le confunden con otra perrita, y ya sabemos como se llevan entre si las hembras cuando hay jóvenes y apuestos canes cerca, como lo somos nosotros. A la pobre dueña de Patán casi le da algo ver a su niño acosado por una perrita que le doblaba en tamaño, fuerza y fiereza. Menos mal que que solo quedó en susto y no hubo males mayores. Al parecer Lala se había escapado de su casa y aunque el dueño vino a todo correr no llegó a tiempo para evitar la pelea.

El sábado acabó como acabó, pero después de un día llega otro y esta vez era domingo. Por la mañana ya sabía que era mi mañana, creo que encontré una nueva novia si ella me acepta. Ya la conocéis. Se llama Tola (el nombre de una osa, como el mío). Estuvimos jugando los dos solos bastante tiempo, lo suficiente para pedirle que fuera mi novia, pero no me atreví, creo que se lo pediré la próxima vez que la vea. Después de despedirnos nos acercamos al parque, donde al poco de llegar, también llegó Otto. Estuvimos muy poco tiempo porque la niebla se metía entre nuestros huesitos. Nos marchamos justo cuando llegaba Coco.

La tarde fue totalmente distinta. Llegábamos a nuestro punto de reunión cuando se marchó Atila., pero el resto de la pandilla aún continuaba en sus puestos. Nos saludamos como corresponde a personas bien educadas, pero se notaba algo raro en el ambiente. parece ser que la primavera está llagando y nos tiene alterado el comportamiento, por lo general benévolo y apacible, porque si bien Trisqui es el que gruñe normalmente hoy yo también estaba un poco raro. Reconozco que me porté un poco mal, pero no fui el más malo ni el peor de todos., aunque si que recibí unos pocos azotes en el culete por gruñir a un recién llegado de nombre Helios... Debe ser que ese nombre tan arrogante -el dios sol- y su tamaño y porte -un enorme Boxer que me triplicaba en altura- no me convencieron mucho y por eso hice lo que hice, y debo dar gracias al dios de los perritos que éste tuvo paciencia conmigo porque no le hubiera durado ni un asalto de dos minutos. Y eso que Zipi estaba conmigo y me apoyó ligeramente, aunque él prefería jugar con el extraño. Pero a partir de ahí las cosas fueron empeorando, y si primero ladré yo, luego fueron Zipi y Toy los que se pelearon en serio, me recordaron a Patán y Lala. El pobre de Toy si que las llevó bien llevadas, pero es que cuando le entra la vena no atiendo a razones. Luego también intervinieron en la riña Trisqui, como no, y Lúa. A mi me habían atado antes y estaba castigado. El único que estuvo tranquilo fue peque que no entendía nada de lo que estaba pasando.

Después de tanta pelea se nos fueron las ganas de continuar en el parque y nos fuimos cada uno por su lado. Mientras nos acercábamos a casa Toy aún tuvo ocasión de gruñir un poquito mas, a un precioso Fox Terrier llamado Curro... Así que en el día de la paz solo hubo guerra, ¡Qué extraño es el comportamiento animal por culpa de las hormonas!. Bueno, a continuación el álbum con unas pocas fotos.  

 
 
Besitos y sed buenos si podéis, vuestro Yogui que os quiere -a pesar de los ladridos-.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace