¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

domingo, 4 de mayo de 2008

Como Siempre

Saludos amig@s. Ayer no escribí porque estuve de parranda. Realmente fue un día bastante completo, todo lo contrario al día de hoy, que como el cielo está plomizo, triste y aburrido...

Comienzo por el principio... Amanecer del sábado. Sorpresa, veo a Atila de regreso. Atila Nos saludamos brevemente porque su dueño tiene algo de prisa por volver a casa y yo la misma prisa por llegar a donde están mis amigos, o sea, vosotros... El paseo me llevó poco tiempo ya que corrí todo lo que pude a pesar de estar atado a la correa.

No me sirvió de mucho llegar el primero, pues "como siempre", tuve que esperar. Esperando Ahí está la foto donde estoy vigilando el horizonte para veros llegar. Menos mal que la espera, "como siempre", no fue larga.

Primero llegó Lana, que quería jugar conmigo, pero un poco a lo bruto por lo que me escondí entre las piernas de papi para que me protegiese. Enseguida le cogió su dueño y se lo llevó. Coco fue el segundo en aparecer, después todos los demás. Incluso llegó Nano, que esta vez estuvo suelto y se hizo unas carreras con Coco y Otto, pero sobre todo con Coco. Se puede decir que ellos lo pasaron muy bien, pero ver correr a tres gigante impone bastante,Corriendo y tanto Astur como yo nos escondíamos entre las piernas de nuestros amos para evitar ser arrollados por esos trenes desbocados. Lo bueno de todo es que Coco cuando se cansa de correr se tumba sobre la fresca hierba y se da por vencido, y eso calmaba un poco al bueno de Nano... A última hora, cuando ya se había marchado Nano y Coco llegó Duna, con la Con Dunaque intenté jugar -las chicas pequeñas y blanquitas me ponen, que le voy a hacer-, pero "como siempre" no lo conseguí, me ignoró, quizás porque aun me ve muy pequeñajo -¡pero yo quiero tener novia!-.

Y también se acercó Rayo, pero como era tarde y Duna no me hacía caso preferí marcharme a desayunar con Papi... y eso fue una mañana diver.

Por la tarde salimos "como siempre", después de reposar un poquito la comida. Nos fuimos directos, pero esta vez "como siempre" estaban esperándome los hermanos Yorkshire.Con la piedra verde También apareció Otto, que enseguida encontró una piedra con la que jugar mientras "como siempre" pedía unos mimos. Nuestros dueños están un poquito cansados de quitarnos las piedras con las que jugamos de vez en cuando, dicen que son malas para nuestros dientes. Yo les hago caso, pero Otto y Coco "como siempre" están continuamente desobedeciendo, y a pesar de eso, no les castigan demasiado. Una solución sería quitar todas las piedras del parque, pero creo que nuestros amos son tan vagos que prefieren quitarlas de una en una en vez de todas de una vez. También estuvo Trisqui, que "como siempre", se mantuvo a cierta distancia de nosotros. Justo cuando veía aparecer a Golfo en la distancia sonó el teléfono de Papi, me cogió y tras despedirnos de todos nos marchamos...  Me resultó raro, apenas llevábamos una horita corta y ¿ya estábamos de regreso? ¿Pero si Peque, Toy y Otto aun estaban allí, jugando?... Pero, "como siempre", donde manda patrón no manda marinero y, papi tuvo que obedecer a mamá y ambos dejamos el parque. A pesar de la desazón en la que me encontraba esta no duró mucho, no volvíamos todavía a casa, el camino que tomamos era el de los papas de mami, y por el camino aproveché para hacer nuevos amigos.

Primero conocí a Roqui, al llegar a un parque minúsculo donde me esperaban Carlos y mamá, Roqui es Roquitodo un carácter. Juguetón, pero tan obsesionado con su pelota que me desesperaba, y eso que hice todo lo posible porque me hiciera un poquito de caso... me recordó muchísimo Selva. Se ve que hay ciertos perritos que solamente quieren jugar con sus pelotitas... y él no sería el único con el que me encontré ayer.

Cansado de no hacer nada mas que seguir a un perro que seguía, a su vez, a una pelota le pedí a papi que continuáramos el camino o me iba a volver ronco de tanto ladrar "juega conmigo por favor" -guaaau, guuuaaauuu en nuestro idioma-. Papá me comprendió en seguida, hay cierto "no se qué" entre él y yo, y así nos fuimos todos hacia la aventura. Al llegar a la altura de la antigua casa de mamá no se pararon, siguieron andando.¿Dónde íbamos? La respuesta la tenía sobre mis patitas un poco más adelante... Esta vez entramos en un enorme, Djangomucho más grande que el habitual, parque lleno de árboles y mucha hierba fresquita en la que correr y oler y revolcarse.  Le llaman Parque de Invierno -creo que porque allí cae mucha nieve-. Allí me encontré con Django que, aunque no lo creáis, solo tiene tres meses. Muy bien no nos comprendimos porque viene de Alemania y hablaba con un ladrido un poco extraño. Se ve que tiene un carácter apacible y que es un gigante bonachón -me suena a un cuento infantil-. Espero seguir siendo su amigo la próxima vez que nos veamos porque vive lejos de aquí y no creo que tengamos muchas oportunidades de vernos. Jugamos un poquito pero apareció una perrita llamada Xana y me fui tras ella. Por el camino se cruzó una apuesta Cocker Spaniel de un color canela más oscuro que el mío con la que estuve jugando un buen rato, pero no me dirigió la palabra y no se como se llama. Papi tuvo que cogerme en cuello para que siguiera con ellos. Llegamos al final de una enorme cuesta y había una inmensa pradrera para correr... Estaba sentado tranquilamente en la hierba cuando la ví. Mica Se llama Mica -blanca, pequeña y chica, como las que a mi me gustan-. Al principio nos olisqueamos un poquito, luego corrimos y cuando yo creía que ya iba a ser mi novia empezó a perseguir su pelota, como Roqui y Selva -lo de las pelotas, a veces, llega a ser desesperante-.

Por mucho que lo intenté, que le pedí, que le rogué... ella siguió inmune a mis encantos perrunos y sólo quería su pelota. Esta vez si que me volví ronco de ladrar y suplicar perrunamente. Está visto que "como siempre" las chicas pasan de mi. Ella fue la primera en abandonar el lugar, nosotros la seguimos a distancia prudencial, Cala yo  quería ver donde vivía por si la pudiera cortejar otro día pero en el camino encontré a mi prima Cala. Como buenos primos nos saludamos y jugamos un poco, aunque me sigue ladrando como cuando me quería separar de Roma, al menos me hizo olvidar por un instante la tristeza de la separación de Mica.

Al llegar a la parte superior del parque, donde está la salida, vimos un cafetería y nos sentamos para tomar un tente en pie. Carlos pidió "como siempre" patatas con sabor y papi me dio "como siempre" una patatita para calmar el gusanillo.

Había muchas palomas en el lugar, y las mas osadas se daban algúnUna osada Paloma paseo por delante de mi, que estaba agazapado, listo para saltar sobre ellas, debajo de la mesa. Pero la correa me impedía moverme con total libertad y sigilo por lo que se me escaparon todas.

Después del "piscolabis" volvimos de regreso a casa y nos encontramos a Yaya y Manolo, que nos acompañaron. Por el camino todos -menos yo, "como siempre"- decidieron pararse a tomar un ribeiro y algo de picar. Del ribeiro no me dejaron catar nada pero ellos decían que estaba muy rico, pero de los platitos de comer me dieron a probar...Pulpo "a Feira" -el pan mojado en la salsa delicioso, pero el pulpo tuve que dejarlo- y calamares a la romana -deliciosos, se me hizo la boquita agua aunque al principio los comí con cautela- Así que entre paseo y paseo y no "como siempre" llegué a casa tan tarde que no me lo podía creer... además la noche estaba increíblemente tranquila y agradable.

Hoy al amanecer parecía un buen día, pero algo triste... porque Hablando con Tola visité a mi amiga Tola que me suplicaba, "como siempre" que la ayudase a escapar de su jaula dorada. Busqué si había algún sitio apropiado donde excavar un hoyo que la ayudase a salir de su prisión. Imposible, entre papi que estaba muy atento y la correa no tuve oportunidad de ayudar a mi amiga. Nos separamos, "como siempre", con el corazón roto por el dolor.

Llegué al lugar de reunión otra vez, "como siempre"por la mañana, el primero. Sentado, aún triste esperé la llegada de mis amigos. Pero hoy el día no acompañaba, apenas jugamos, simplemente nos saludamos y estuvimos sentados mirándonos unos a otros. Algo raro había en el aire que nos hacía estar muy melancólicos. Nos fuimos temprano porque papi, "como siempre" tenía que llevar a Carlos a ese lugar donde no nos está permitido a nosotros, las mascotas, acudir con ellos.

Empezó a llover, pero paró justo antes de nuestra salida vespertina. "Como siempre" salí con unas inmensas ganas de saludar a todos. Caracol Nos encontramos muchos bichos con su casa a cuestas, que ellos llaman caracoles, de mudanza por la lluvia recién caída. Era un mal presagio. Llegué al parque y no había nadie. esperé, esperé y a pesar de que no llovía nadie aparecía. Al final llegó Paul, pero aunque al principio jugamos un poco, parece que me tiene un poquito de respeto, sino miedo, y se asustó de mi. Luego, y como tenía frío empezó a pedir "cuello" y se marchó.

También apareció Hugo, Hugoque me acompañó de regreso a casa, aunque, "como siempre", sin hacerme mucho caso y llevando "su piedra favorita" a su casa.

Y esto es todo lo que dio este, "como siempre", largo fin de semana.

Los enlaces para ver el resto de las fotos son :

 

Un buen lametón perruno y, "como siempre", sed buenos si podéis.

Yogui.

Dos posdatas para mis ciberamigos:

Para Jon, El "pulpo a Feira" le encanta a mis papis, aunque lo tuve en mi boca no fui capaz... pero espero volver a probarlo para ver si me gusta porque papi me dijo que quizás estaba un poco picante para mi. En cuanto al ribeiro, no se si los perritos lo podremos tomar, pero si fuera posible, espero tomarme una tacita contigo si algún día nos vemos.

Para Nano Frontera. Estuve mirando en la Perrunopedia esa del ciber espacio y, entre ella y tu aclaración, ya sé que todos andamos sobre nuestras patitas -cortas o largas- pero de pie en todo caso... De verdad que se me ha quitado un gran peso de encima porque no me imaginaba como se podía caminar con las orejas y el rabo.

Ciao de nuevo

4 comentarios:

Verdi y Gaucho tibetano en Madrid dijo...

yogui encantado colega..
menuda parranda en el parque ein
te hemos encontrado por nuestro agran amigo nano.
un gusto
te leemos

Yogui dijo...

Gracias por vuestra visita, yo también os he visto en el ciber espacio, pero espero que algún día sea en perrunapersona y podamos intercambianr algún ladrido amistoso.

Nano Frontera. dijo...

No, yo supongo que será otro nano, Verdi querido..a juzgar por las fotos. Che colega qué suerte que te saqué un peso de encima jaajja, siempre de pie como decís. Qué cantidad de amigos en ese parque, qué divertido debe ser!! patita guau guauu

Dark dijo...

Hola amigo,te vi por la casa de Verdi y me pasé a saludarte ^_^!
Pues nada,bienvenido a nuestra pandilla de colegas (que ya he visto que la tuya es muy variada y numerosa,que envidia arf arf),te mando un abrazo canino y un ronroneo de mi hermanito,arf arf!

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace