¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Qué nervios

¡Qué nervioso estoy!, Ya sé que no es muy cortés empezar sin saludaros, pero es que se acerca la Navidad, esas fiestas en las que Mamá y Carlos estarán conmigo casi todo el día. Salvo que en verano hace mucho calor y ahora estoy casi congelado por el frío creo que nos lo pasaremos chupi. Además, está ese señor gordito vestido de rojo que conduce un trineo tirado por renos. ¿Os acordáis qué no sabía quién era?. Ahora ya lo sé. En la perrunopedia han escrito, os lo traduzco al idioma que todos entendéis, que se llama Nicolás y que reparte regalos por las casas a todos sus habitantes. ¿Entendéis eso?, decían que a todos sus habitantes, lo cual quiere decir que me incluyen a mí. Desde que me enteré de eso estoy que no duermo. Miro todo el día por la ventana -cierto que también tengo otros motivos para hacerlo- y no paro de gemir y ladrar a todo aquel que veo a lo lejos para preguntarle si él es Nicolás -también le llaman Papá Nöel y de otras muchas maneras- o si lo han visto por algún lugar. Ya, listillos, ya sé que en la perrunopedia esa dice que solo viene una vez al año, la noche de navidad, pero yo solamente sé que ese día está al caer, pero no cuando es ¿OK?. Así que entre todo ello estoy que no se si pedir un regalo como hacen todos los niños humanos o dejar que Nicolás me traiga una sorpresa... Creo que prefiero que me traiga una sorpresa porque un enorme jamón de chocolate y caramelo para mi solo no creo que le quepa en el saco. Aunque pensándolo bien si logra meter todos los regalos de todos los niños que le escriben cartas en ese saco ¿o éste es muy grande o es mágico?... voy a dejar de pesar en Nicolás y esa noche mágica porque empiezo a temblar y me va a dar un ataque. De los otros señores ya hablaremos otro día.

El otro motivo por el que estoy nervioso es que creo que me he vuelto a enamorar. La verdad es que hace mucho tiempo que no veo a Nina, y como el tiempo lo borra todo, mis recuerdos de ella están desapareciendo. No sé si se ha ido a vivir lejos de mi, pero este amor, sin verlo, es muy difícil de mantener, y eso que lo intento. Sin embargo, ayer vi a mi nuevo amor platónico. Bueno, vi y olí a mi nuevo amorcito. Sólo os puedo decir que parecía algo mayor que yo, y tan agraciada físicamente como yo, o sea que si Nina no apareciese pronto... En realidad no sé como se llama, no quiso decirme su nombre, pero eso no me agobia, si estamos hechos el uno para el otro tarde o temprano me enteraré y entonces lo sabréis. Toda la tarde estuve inquieto por culpa de ella. Incluso hasta bien entrada la noche estuve incómodo y gimiendo, pedía a papá que me sacase a pasear, para siguiendo su olor, saber donde vivía y si podía ser verla una segunda vez. El problema es que papi se está encontrando mal. Está tomando medicinas para poder ir a trabajar y ayer por la noche no pudo complacerme, así que me cogió en sus brazos y me dio consuelo durante unas horas. El pobre no sabe que mi consuelo se cura de otra forma. La verdad es que tengo un papi que es un sol. Mamá tampoco es mala, pero es tan poco romántica que no comprendió lo que me pasaba y creo que la hice perder un poquito los nervios, así que me castigó un poquito. No es que fuera muy severa, pero me amenazó con su vara de periódico y me dio algún que otro azote en el culete. No me dolieron, mi pena es tan grande que el dolor físico no existe por el momento. Pasé toda la noche intentado olerla a través de la rejilla de ventilación de mi habitación -recordad que es la cocina de mi casa- pero sin resultado, lo único que conseguí es pasar una noche heladora. Cuando ella se entere se dará cuenta de que eso es amor verdadero. Hoy por la mañana intenté encontrar su olor, pero debe ser que el rocío de la mañana ha borrado su rastro. Tampoco pude verla... qué desazonador es todo esto. Ojalá, cuando llegue la tarde su aparición sea lo que me ilumine el día.

Besitos de Yogui (enamorado).

Pd: Mamá no me pegó, realmente usó ese periódico enrollado para hacer ruido fuerte al golpear en el suelo y que me asustase. Pobrecita, yo que voy con gigantes que me pueden comer de un bocado, ¿me voy a asustar de un simple periodicucho?.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace