¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

sábado, 1 de diciembre de 2007

Escondite y Sucio

Como todavía soy muy pequeñín tengo una memoria muy pero que muy frágil, o sea, que no se desde cuando fue la última vez que escribí en el blog. Creo que no ha pasado mucho tiempo, quizás una pequeña semanita. En cualquier caso es desde el fin de semana pasado en que aún tengo algunos recuerdos fresquitos.
Empezaré contándoos que un día de esta semana pasada mamá me puso muy nervioso, me explico. Ella y Carlos se confabularon y mientras mi hermanito humano me cogía para que no siguiese a mami, ella se marchaba -todo ocurrió dentro de casa, por supuesto- y pasado un rato Carlos me soltaba. Imaginaos el susto, yo corría como un loco de lado a lado de la casa buscando a mi mamá y no la encontraba. ¡Nos había abandonado y dejado solos!; a nosotros, los dos niños de la casa. Mi corazón palpitaba y se agitaban mis músculos. Realmente lo estaba pasando muy, pero que muy mal y mientras tanto Carlos se reía de mi. Luego, pasado un tiempo y cuando yo ya creía que se había marchado definitivamente de nuestro lado, hacía un pequeño ruido y lograba encontrarla... Al parecer es un juego que hacen mucho los humanos y que se llama escondite. Os lo cuento por si alguna vez os pasa algo parecido no tengáis miedo, seguro que están jugando y al final aparecerán por algún lado. Deciros también que aunque a ellos les guste mucho a mi no me apetece nada jugar a ese juego, ¿y a vosotros?.
Otro día de la semana, del cual tampoco me acuerdo si era martes o miércoles o quizás jueves, me debieron drogar con no se que cosa que me dieron de comer. La verdad es que sabía muy rico, eran unas cosas blancas, blanditas, que se deshacían en la boca, pero que también eran algo crujientes y ligeramente saladas. Al parecer las llaman "palomitas". Nunca me había comido una paloma, y menos una pequeñita, y siempre sospeché que esos plumíferos, a pesar de lo sucias que son debían de estar muy sabrosas, y a juzgar por lo bien que saben sus pequeñines me relamo de gusto pensando en como sabrán las mayores. El caso es que después de comer unas cuantas "palomitas" me puse como una moto. Me entraron unas enormes ganas de correr. Estaba superexcitado, y menos mal que el efecto me duró poco porque de la cantidad de golpes que me llevé al correr y resbalar tanto por la casa -me abrieron todas la puertas para que me desahogara- al final, me habría roto algún hueso. El caso es que después quedé rendido y dormí toda la noche como un lirón.
Y lo último que os puedo contar es lo de hoy sábado. Papá se levantó relativamente temprano para el día que es. Me puso el chubasquero a pesar de que lo odio. No me dejó alternativa. Es un mandón. Salimos a la calle y tengo que reconocer que gracias al chubasquero no me mojé demasiado porque llovía como si no lo hubiera hecho nunca. Estaba un poco triste porque cuando llueve tanto no sale ningún amiguito a jugar y ya nos volvíamos para casa cuando avistamos a un Beagle llamado Nano -lo siento papá no le hizo fotos- que se puso, después de intercambiar unos cuantos olfateos a modo de saludo, a jugar conmigo. Disfrutamos muchísimo, sobre todo con la arena de una obra cercana que tienen apilada en forma de montaña. Subíamos y bajábamos una y otra vez, luego corríamos alrededor de la montaña y por el resto del prado -más que prado algo de barrizal-; le perseguía, me perseguía, ladrábamos y jugamos como juegan los perros. Pasaron unos cuantos minutos así, pero como todo lo bueno en esta corta vida se tiene que acabar al final nos tuvimos que separar. Papá estaba horrorizado, constantemente me decía que mamá nos iba a echar fuera de casa, que estaba perdido, y muy sucio. A mi la suciedad no me molesta, al fin y al cabo solo soy un cachorrito por lo que las quejas de papá no me importaron mucho. Fue en ese momento cuando decidió sacarme el par de fotos con el móvil que veis abajo.

Sucio


Ya en casa no me dejó entrar inmediatamente. Normalmente cuando llueve hace eso, va a buscar una toalla para secarme y entonces ya puedo entrar y corretear un poco. Pero cuando apareció con la toalla me envolvió en ella y me llevó directamente al baño, donde apareció mamá. Entre los dos me dieron una larga y calentita ducha, que por otra parte ya me tocaba. Mamá estaba un poquitín horrorizada de lo sucio que llegué y de como dejé la toalla con la que me envolvió papá en la puerta, y aún a estas horas de la tarde la sigue lavando porque al parecer no se han quitado todas las manchas. Realmente no nos ha reñido mucho pero ya sabéis que las mamás a veces esperan un rato largo para reñirte cuando menos lo esperas.

Bueno, por hoy es todo. Besitos caninos de Yogui

Pd: Papá me ha contado que las "palomitas" son de maíz y no son de las que vuelan... mira que son raros estos humanos poniendo nombres a las cosas.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace