¿Me lees?

Una foto porfa...

¡Pregúntame!

Lee mi entrevista en Whohub
Pide mi opinión sobre algo:

Read more: http://www.whohub.com/es/signup_user.php#ixzz0lu1BhDY7

lunes, 21 de abril de 2008

Un odioso lugar

Amigos, cuidaros mucho que nuestras familias nos pueden engañar en cualquier momento.... Hoy me ha tocado a mi, pero mañana puede ser a cualquiera de vosotros. Está visto que no todo son alegrías en esta vida, pero que nos engañen de esa manera, ¡No hay derecho!. Me revelo con todas mis fuerzas y esto que me ha ocurrido hoy se lo haré pagar con creces a todos, pero sobre todo a mamá que fue la responsable principal de este mal día.

Ya os imagino intrigados, así que comenzaré por el principio... nos despertamos como todos los días, muuuy tempranito porque tienen que irse todos a trabajar y al cole. Papá es el primero que se levanta y me saca a dar mi paseo. Estaba lloviendo ligeramente. Nos mojamos un poco pero estamos en Asturias y se supone que aquí llueve bastante por lo que hay que acostumbrarse. Muchos mimos al llegar a casa y secarme, también de mami -la odio, grrrrrr-.

Al medio día, después de una mañana bastante aburrida -aunque jugué con mis mascotas el estar solo no es divertido, podrían dejarme una televisión para entretenerme o poner la emisora con música perruna-, le toca a mami sacarme de paseo. Otra vez nos pilló la lluvia y nos volvimos a mojar, pero esta vez mucho más que en la mañana. El paseo corto por culpa de la lluvia. Comida y siesta.

De repente, antes de lo normal, otra vez de paseo... ¿Dónde vamos mami?. A pesar de que no me respondió, yo la seguí con toda mi ingenuidad moviendo alegremente mi rabo. Solamente al llegar a un cruce de calles mi instinto me hizo detenerme. Sabía que no debía seguir, que era mejor recular y volver a casa... No pude hacer nada, mis pequeñas patas no pudieron con la fuerza de mamá y arrastrándome me llevó hasta ese odioso lugar... Por mucho que gemí y supliqué a mamá que diese la vuelta, que sería bueno por siempre jamás, ella no me hizo caso y me introdujo en aquel antro... Estábamos todos muertos de miedo, temblando. Olía a enfermedad, a llantos, y además el ambiente era frío, como si quisiera dar un aspecto aséptico, pero a mi no me engañaban, estaba en el VETERINARIO...

En la sala de espera había un perrito muy enfermo. tan enfermo que casi me contagia su enfermedad y me pongo a vomitar -de miedo-como él. Menos mal que también estaba una perrita que me quería animar, pero debía estar un poquito descentrada porque cuando yo me iba a presentar ella daba media vuelta y se largaba. Me hizo la misma jugada dos veces y supongo que podrían haber sido muchas mas si no llega a sonar mi nombre en la antesala de la tortura.

En ese momento sabía que ya no tenía salvación, pero una luz se hizo en el camino solo que al final se apagó... Cuando el Veterinario vio mi ficha, nos dijo tranquilamente que se habían confundido, que no nos tocaba hasta mayo. ¿Cuándo será mayo?, me preguntaba. No me importaba mucho con tal de salir inmediatamente de allí. Ya casi estaba mejor cuando el malvado doctor dijo, "no importa, si les llega otra citación en mayo no le hagan caso". ¿Pero no me tocaba hasta mayo?¿Por qué tenía que ser ahora?... mamá en vez de ayudarme asintió, me sujetó firmemente y me colocó en la mesa de las torturas perrunas. Es una mesa fría, blanca y alta, desangelada. Ni siquiera una cálida mantita que me quitase el frío que me provocaba el miedo. Al principio me miró el corazón con un aparato que se colocó en los oídos -ojalá se quede sordo-, pues esto también estaba frío. Pero lo peor estaba a puntito de llegar. Yo creía que, como en las historias de miedo que nos cuentan, me iban a mirar la temperatura y mis caquitas introduciéndome un aparato espantoso por atrás, y encima eso te lo hacen sin intimidad, a la vista de todos... estaba tan concentrado en evitar esa terrible degradación del ser perruno que no me di cuenta, no vi la aguja y solo sentí su terrible pinchazo en mi cuello. ¡Qué dolor mas espantoso!, aún estoy resentido y dolorido, y eso que ya han pasado unas cuantas horas. Afortunadamente pasó pronto y enseguida salimos, pies en polvorosa, de ese horrible lugar.

Pero no creáis, la mala suerte todavía continuó en casa, porque al llegar a allí, mami trató de engañarme una vez más haciéndome tragar una maloliente y enorme pastilla junto con una sabrosa galleta. Yo lo noté enseguida y la escupí, dos veces lo intentó y dos veces comí la galleta y escupí la pastilla. ¿Es qué no era suficiente con la inyección?. La tercera vez no tuve opción, mamá me cerró la boca con sus fuerte manos -estuve pensando muy mucho si morderla por ello-, y hasta que no tragué la susodicha pastilla no me dejó ir a mi cama.

Ahora mismo sigo un poco triste, incluso las caricias de papá, que también debía saber algo, no me sirven para ponerme contento. Mi estómago se revela y estoy todo dolorido... espero que mañana sea otro día y me recupere...

Así que Yogui se despide un poco triste y malito esperando que todo esto solo haya sido un mal sueño. Besos a tod@s.  

1 comentario:

JON dijo...

Ya ves, querido amigo , que en esta vida no todo son caricias y mimos , algunas veces nos toca sufrir.
Yo también odio ir al vete. Lo malo es que también me toca en Mayo, siempre intento escaparme , pero no hay forma.
En una ocasión y cuando era más joven , llevaba el collar flojo y aproveché un descuido para escabullirme , mi dueño tardó 15 minutos en recuperarme , yo era un poco escapista y desaconfiaba de todos, no quería ir a que me pincharan y me metieran ese aparato por donde la espalda pierde su casto nombre....
Y el muy listo de mi dueño ahora cuando toca ir me pone otro collar.
No tienes por que vengarte de tus dueños , tenemos que reconocer que lo hacen por nuestra salud y nuestro bien , espero que te encuentres mucho mejor.
Pd. Me olvidaba , a mi la pastilla me la camuflan en un quesito , yo sé que está ahí, pero soy loco por el queso...
Una rascadilla en la espalda , despacio para que no te duela....

Related Posts with Thumbnails

Greenpeace